Leccionario III (impar) - Sábado de la VIII semana del tiempo ordinario

Tiempo Ordinario

SÁBADO DE LA VIII SEMANA
DEL TIEMPO ORDINARIO

PRIMERA LECTURA
Eclo 51, 17-27
Daré gloria a quien me ha dado la sabiduría

Lectura del libro del Eclesiástico.

TE daré gracias y te alabaré,
     bendeciré el nombre del Señor.
Desde joven, antes de viajar por el mundo,
     busqué sinceramente la sabiduría en la oración.
A la puerta del templo la pedí,
     y la busqué hasta el último día.
Cuando floreció como racimo maduro,
     mi corazón se alegró.
Entonces mi pie avanzó por el camino recto,
     desde mi juventud seguí sus huellas.
Incliné un poco mi oído y la recibí,
     y me encontré con una gran enseñanza.
Gracias a ella he progresado mucho,
     daré gloria a quien me ha dado la sabiduría.
Pues he decidido ponerla en práctica,
     me ha dedicado al bien y no quedaré defraudado.
He luchado para obtenerla,
     he sido diligente en practicar la ley,
     he tendido mis manos hacia el cielo,
     lamentando lo que ignoraba de ella.
Hacia ella he orientado mi vida
     y en la pureza la he encontrado.
Desde el principio me dediqué a ella,
     por eso no quedaré defraudado.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial 
Sal 18, 8. 9. 10. 11 (R/.: 9ab)
R/.   Los mandatos del Señor son rectos
        y alegran el corazón.

        V/.   La ley del Señor es perfecta
                y es descanso del alma;
                el precepto del Señor es fiel
                e instruye a los ignorantes.   R/.
     
        V/.   Los mandatos del Señor son rectos
                y alegran el corazón;
                la norma del Señor es límpida
                y da luz a los ojos.   R/.

        V/.   El temor del Señor es puro
                y eternamente estable;
                los mandamientos del Señor son verdaderos
                y enteramente justos.    R/.

        V/.   Más preciosos que el oro,
                más que el oro fino;
                más dulces que la miel
                de un panal que destila.    R/.


Aleluya
Cf. Col 3, 16a. 17c
R/.   Aleluya, aleluya, aleluya.

V/.   La Palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza,
        dando gracias a Dios Padre por medio de Cristo.   R/.

EVANGELIO
Mc 11, 27-33 
¿Con qué autoridad haces esto?
Lectura del santo Evangelio según san Marcos.

EN aquel tiempo, Jesús y los discípulos volvieron a Jerusalén y, mientras este paseaba por el templo, se le acercaron los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos, y le decían:
    «¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad para hacer esto?».
Jesús les replicó:
    «Os voy a hacer una pregunta y, si me contestáis, os diré con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan ¿era del cielo o de los hombres? Contestadme».
Se pusieron a deliberar:
    «Sí decimos que es del cielo, dirá: “¿Y por qué no le habéis creído? . ¿Pero como vamos a decir que es de los hombres?».
(Temían a la gente, porque todo el mundo estaba convencido de que Juan era un profeta).
Y respondieron a Jesús:
    «No sabemos».
Jesús les replicó:
    «Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto».

Palabra del Señor.

© Conferencia Episcopal Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada