Misal Romano (tercera edición) - San Alberto Magno, obispo y doctor de la Iglesia

PROPIO DE LOS SANTOS

14 de noviembre

San Alberto Magno, obispo y doctor de la Iglesia


Del Común de pastores: para un obispo o del Común de doctores de la Iglesia.

Oración colecta
OH, Dios,
que has hecho grande al obispo san Alberto Magno
al conciliar la sabiduría humana con la fe divina,
concédenos aceptar de tal modo el magisterio de su doctrina
que, a través del progreso de las ciencias,
lleguemos a conocerte y a amarte más profundamente.
Por nuestro Señor Jesucristo.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - San Leandro, obispo

PROPIO DE LOS SANTOS

13 de noviembre

San Leandro, obispo


Del Común de pastores: para un obispo

Oración colecta
OH, Dios,
que por medio de tu obispo san Leandro
mantuviste en tu Iglesia la integridad de la fe,
concede a tu pueblo
permanecer siempre libre de todos los errores.
Por nuestro Señor Jesucristo.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - San Josafat, obispo y mártir

PROPIO DE LOS SANTOS

12 de noviembre

San Josafat, obispo y mártir

Memoria

Antífona de entrada
Por la alianza del Señor y la ley de nuestros padres, los santos de Dios perseveraron en el amor fraterno, mantuvieron un mismo espíritu y una misma fe.

Oración colecta
SEÑOR, aviva en tu Iglesia
el Espíritu que impulsó a san Josafat
a dar la vida por su rebaño,
y concédenos, por su intercesión,
que el mismo Espíritu no dé fuerza
para que no vacilemos en entregar nuestra vida por los hermanos.
Por nuestro señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
DIOS clementísimo,
derrama tu bendición sobre estos dones
y fortalécenos en la fe que confirmó san Josafat
con el derramamiento de su sangre.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Mt 10, 39
El que pierda su vida por mí, la encontrará para siempre, dice el Señor.

Oración después de la comunión
SEÑOR, que esta mesa celestial
nos dé espíritu de paz y fortaleza,
para que, a ejemplo de san Josafat,
gastemos voluntariamente nuestra vida
por el honor y la unidad de la Iglesia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - San Martín de Tours, obispo

PROPIO DE LOS SANTOS

11 de noviembre

San Martín de Tours, obispo

Memoria

Antífona de entrada          Cf. 1 Sam 2, 35
Suscitaré un sacerdote fiel, que obre según mi corazón y mi deseo, dice el Señor.

Oración colecta
OH, Dios,
que fuiste glorificado
con la vida y la muerte del obispo san Martín,
renueva en nuestros corazones las maravillas de tu gracia,
para que ni la vida ni la muerte
puedan apartarnos de tu amor.
Por nuestro señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SANTIFICA, Señor, estos dones
que ofrecemos con gozo en honor de san Martín,
y haz que por-ellos se oriente siempre nuestra vida
en la adversidad y en la prosperidad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Mt 25, 40
En verdad os digo que cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis, dice el Señor.

Oración después de la comunión
CONCEDE, Señor,
a los que has alimentado con el sacramento de la unidad,
una armonía perfecta con tu voluntad en todas las cosas,
para que, así como san Martín
se entregó por entero a ti,
nosotros también nos gloriemos
de ser verdaderamente tuyos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - San León Magno, papa y doctor de la Iglesia

PROPIO DE LOS SANTOS

10 de noviembre

San León Magno, papa y doctor de la Iglesia

Memoria


Antífona de entrada          Cf. Eclo 45, 24
El Señor hizo con él una alianza de paz, y lo nombró príncipe para que tuviera eternamente la dignidad del sacerdocio.

Oración colecta
OH, Dios,
que nunca permites que las puertas del infierno
prevalezcan contra tu Iglesia,
asentada sobre la firmeza de la roca apostólica,
te pedimos, por intercesión del papa san León Magno,
que permaneciendo firme en tu verdad
goce de una paz continua.
Por nuestro señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, por estas ofrendas que te presentamos
ilumina, complacido, a tu Iglesia,
para que tu grey crezca y se desarrolle en todas partes,
y sus pastores, bajo tu guía,
sean de tu agrado.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Mt 16, 16. 18
Pedro dijo a Jesús: «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo». Jesús le respondió: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia».

Oración después de la comunión
SEÑOR, gobierna con bondad a tu Iglesia,
alimentada en esta mesa santa,
para que, dirigida por tu mano poderosa,
tenga cada vez mayor libertad
y persevere en la integridad de la fe.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - Dedicación de la basílica de Letrán

PROPIO DE LOS SANTOS

9 de noviembre

DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE LETRÁN

Fiesta


Antífona de entrada          Cf. Ap 21, 2
Vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén que descendía del cielo, de parte de Dios, preparada como una esposa que se ha adornado para su esposo.

     O bien:          Ap 21, 3
He aquí la morada de Dios entre los hombres, y morará entre ellos, y ellos serán su pueblo, y el “Dios con ellos” será su Dios.

Se dice Gloria.

Oración colecta
OH, Dios,
que preparas una morada eterna a tu majestad
con piedras vivas y elegidas,
multiplica en tu Iglesia
el espíritu de gracia que le has dado,
de modo que tu pueblo fiel crezca siempre
para la edificación de la Jerusalén del cielo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

OH, Dios,
que has querido que tu esposa se llamara Iglesia,
haz que el pueblo reunido en tu nombre
te venere, te ame, te siga
y, guiado por ti,
llegue al cielo que le has prometido.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, esta ofrenda
y concede a los que te invocamos
la gracia de los sacramentos
y el fruto de nuestros ruegos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio del aniversario de la dedicación de una iglesia: fuera de la iglesia.

Antífona de comunión          Cf. 1 Pe 2, 5
Como piedras vivas, entráis en la construcción de una casa espiritual para un sacerdocio santo.

Oración después de la comunión
OH, Dios,
que has querido hacer de tu Iglesia
signo temporal de la Jerusalén del cielo,
concédenos,
por la participación en este sacramento,
ser transformados en templo de tu gracia
y entrar en la morada de tu gloria.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Se puede usar la fórmula de bendición solemne.


© Conferencia Episcopal Española

Leccionario I (A) - Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario

TIEMPO ORDINARIO

DOMINGO XXXIII
DEL TIEMPO ORDINARIO

PRIMERA LECTURA
Pro 31, 10-13. 19-20. 30-31
Trabaja con la destreza de sus manos

Lectura del libro de los Proverbios.

UNA  mujer fuerte, ¿quién la hallará?
Supera en valor a las perlas.
Su marido se fía de ella,
pues no le faltan riquezas.
Le trae ganancias, no pérdidas,
todos los días de su vida.
Busca la lana y el lino
y los trabaja con la destreza de sus manos.
Aplica sus manos al huso,
con sus dedos sostiene la rueca.
Abre sus manos al necesitado
y tiende sus brazos al pobre.
Engañosa es la gracia, fugaz la hermosura;
la que teme al Señor merece alabanza.
Cantadle por el éxito de su trabajo,
que sus obras la alaben en público.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial
Sal 127, 1-2. 3. 4-5 (R.: cf: 1a)
R/. 

Dichosos los que temen al Señor.

        V/.   Dichoso el que teme al Señor
                y sigue sus caminos.
                Comerás del fruto de tu trabajo,
                serás dichoso, te irá bien.   R/.

        V/.   Tu mujer, como parra fecunda,
                en medio de tu casa;
                tus hijos, como renuevos de olivo,
                alrededor de tu mesa.   R/.

        V/.   Ésta es la bendición del hombre
                que teme al Señor.
                Que el Señor te bendiga desde Sión,
                que veas la prosperidad de Jerusalén
                todos los días de tu vida.   R/.


SEGUNDA LECTURA
1 Tes 5, 1-6
Que el día del Señor no os sorprenda como un ladrón

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses.

EN lo referente al tiempo y a las circunstancias, hermanos, no necesitáis que os escriba, pues vosotros sabéis perfectamente que el Día del Señor llegará como un ladrón en la noche. Cuando estén diciendo: «paz y seguridad», entonces, de improviso, les sobrevendrá la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta, y no podrán escapar.
Pero vosotros, hermanos, no vivís en tinieblas, de forma que ese día os sorprenda como un ladrón; porque todos sois hijos de la luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas.
Así, pues, no nos entreguemos al sueño como los demás, sino estemos en vela y vivamos sobriamente.

Palabra de Dios.


Aleluya
Jn 15, 4a. 5b
R/.   Aleluya, aleluya, aleluya.

V/.   Permaneced en mí, y yo en vosotros —dice el Señor—;
        el que permanece en mí da fruto abundante.   R/.

EVANGELIO (forma larga)
Mt 25, 14-30
Como has sido fiel en lo poco, entra en el gozo de tu Señor
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
«Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus siervos y los dejó al cargo de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó.
El que recibió cinco talentos fue enseguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos.
En cambio, el que recibió uno fue a hacer un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.
Al cabo de mucho tiempo viene el señor de aquellos siervos y se pone a ajustar las cuentas con ellos.
Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo:
“Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco”.
Su señor le dijo:
“Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.
Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo:
“Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos”.
Su señor le dijo:
“Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.
Se acercó también el que había recibido un talento y dijo:
“Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo”.
El señor le respondió:
“Eres un siervo negligente y holgazán. ¿Conque sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese siervo inútil echadlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes”».

Palabra del Señor.

EVANGELIO (forma breve)
Mt 25, 14-15. 19-21
Como has sido fiel en lo poco, entra en el gozo de tu Señor
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
«Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus siervos y los dejó al cargo de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó.
Al cabo de mucho tiempo viene el señor de aquellos siervos y se pone a ajustar las cuentas con ellos.
Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo:
“Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco”. Su señor le dijo:
“Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”».

Palabra del Señor.


© Conferencia Episcopal Española