Archidiócesis de Tarragona - Prefacio y bendición solemne de los santos mártires, Fructuoso, obispo, y los diáconos Augurio y Eulogio

PREFACIO DE LOS SANTOS MÁRTIRES, FRUCTUOSO, OBISPO,
Y LOS DIÁCONOS AUGURIO Y EULOGIO, MÁRTIRES

EL MARTIRIO DE LOS SANTOS MÁRTIRES GLORIFICA A CRISTO

V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación darte gracias,
siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, Señor nuestro.

Al cuál has querido glorificar
con la pasión de los santos mártires,
Fructuoso, obispo, y sus diáconos Augurio y Eulogio,
quienes, gozosos y seguros de la resurrección,
más enardecidos por el Espíritu Santo
que por las llamas del fuego,
entregaron su vida.

Su sacrificio,
ofrecido aquí en la tierra,
y en el reino consumado,
fue una oblación,
derramada con ardor de caridad
por toda la Iglesia,
a la que fortalecieron con su valerosa perseverancia en la fe.

Por eso, ahora, nosotros, llenos de alegría,
te aclamamos con los ángeles y los santos diciendo:


Bendición solemne:

Que Dios, Uno y Trino, que manifestó su gloria
en la unidad del martirio de los tres satos:
Fructuosos, Augurio y Eulogio,
sea glorificado en vuestros corazones
y os haga participantes de su paz.

R/. Amén.

Ya que nuestros mártires fueron merecedores de la gloria
por su muerte temporal en el fuego,
también, vosotros,
con el fuego del Espíritu Santo
seáis purificados de todo pecado

R/. Amén.

Que toda vuestra esperanza esté puesta en Cristo,
que sació, después del ayuno a los santos mártires
en el banquete eterno.

R/. Amén.

Misal Romano (tercera edición) - Común de pastores

MISAS COMUNES

COMÚN DE PASTORES


I. Para un papa o para un obispo

1

Antífona de entrada
El Señor lo eligió sumo pontífice y, abriendo sus tesoros, derramó sobre él todos los bienes [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Eclo 50, 1; 44, 16. 22

Este es el sumo sacerdote que en su vida agradó a Dios: por eso el Señor le hizo grande ante su pueblo, según su promesa [T. P. Aleluya].

Oración colecta

A. Para un papa:
DIOS todopoderoso y eterno,
que quisiste poner a san N.
al frente de tu pueblo
y que lo presidiera con su ejemplo y su palabra,
protege, por su intercesión,
a los pastores de tu Iglesia
con el rebaño que les has confiado,
y guíalos por las sendas de la salvación eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo.

B. Para un obispo:
OH, Dios,
que en san N. te has dignado dar a tu Iglesia
un modelo de buen pastor,
concédenos, por tu bondad y su intercesión,
merecer ser apacentados en el lugar de tu pascua eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor,
este sacrificio de tu pueblo,
y haz que lo que ofrecemos a tu gloria
en honor de san N.,
nos sirva para la salvación eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 10, 11
El Buen Pastor dio su vida por las ovejas [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SEÑOR Dios nuestro,
que los sacramentos recibidos
acrecienten en nosotros aquel fuego de la caridad
que inflamó a san N.
y le impulsaba a entregarse constantemente
al servicio de tu Iglesia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Cf. Eclo 45, 30
El Señor hizo con él una alianza de paz, y lo nombró príncipe para que tuviera eternamente la dignidad del sacerdocio [T. P. Aleluya].

Oración colecta

A. Para un papa:
OH, Dios,
que concediste a san N. ser pastor de toda la Iglesia
y lo hiciste brillar por el admirable esplendor
de la virtud y la doctrina,
concede, a cuantos celebramos los méritos de este obispo,
ser luz ante los hombres por nuestras buenas obras,
y arder ante ti por el amor.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

OH, Dios
que constituiste a san N. vicario de Pedro,
encomendándole el cuidado de toda la Iglesia,
guarda siempre a tu amada grey por su intercesión,
para que avance hacia la patria celestial
con fe íntegra y caridad perfecta.
Por nuestro Señor Jesucristo.

B. Para un obispo:
CONCÉDENOS, Dios todopoderoso,
celebrar dignamente la memoria del obispo san N.,
y así como quisiste que su palabra y su ejemplo
aprovecharan a los fieles que él presidía,
haz que nosotros sintamos siempre
la ayuda de su intercesión delante de ti.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, en la fiesta de san N.
te pedimos que nos sirva de provecho esta ofrenda
con cuya inmolación concediste que se perdonasen
los pecados del mundo entero.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 21, 17 
Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SEÑOR Dios, que la eficacia de los dones recibidos
produzca su fruto en nosotros en esta fiesta de san N.,
nos proporcione, al mismo tiempo,
ayuda para la vida mortal
y nos obtenga el gozo de la felicidad eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

II. Para un obispo

1

Antífona de entrada          Cf. Ez 34, 11. 23-24
Buscaré a mis ovejas, dice el Señor, y suscitaré un pastor que las apaciente: yo, el Señor, seré su Dios [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Lc 12, 42

Este es el administrador fiel y prudente a quien el Señor pondrá al frente de su servidumbre para que reparta la ración de alimento a sus horas [T. P. Aleluya].

Oración colecta
DIOS todopoderoso y eterno,
que has querido que el obispo san N.
presidiera a tu pueblo santo,
te pedimos, con la ayuda de sus méritos,
que nos concedas la gracia de tu misericordia.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

DIOS todopoderoso y eterno,
que diste a tu santa Iglesia a san N., como obispo,
concédenos que arraigue siempre en nuestros corazones
lo que él enseñó inspirado por el divino Espíritu,
y tengamos como defensor ante tu misericordia
a quien consideramos, por tu gracia, como protector.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
MIRA con bondad, Señor,
las ofrendas que presentamos en este santo altar
en la fiesta de san N.,
para que glorifiquen tu nombre
y nos obtengan el perdón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 15, 16
No sois vosotros los que me habéis elegido, dice el Señor, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Lc 12, 36-37

Bienaventurado aquel criado, a quien el Señor, cuando venga y llame a la puerta, lo encuentre en vela [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
ALIMENTADOS por estos sacramentos
te pedimos humildemente, Señor,
que, a ejemplo de san N.,
nos esforcemos en proclamar lo que él creyó
y en poner en práctica lo que enseñó.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Cf. 1 Sam 2, 35
Suscitaré un sacerdote fiel, que obre según mi corazón y mis deseos, dice el Señor.

     O bien:          Cf. Lc 12, 42

Este es el administrador fiel y prudente a quien el Señor pondrá al frente de su servidumbre para que reparta la ración de alimento a sus horas [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que has contando admirablemente
en el número de los santos pastores a san N.,
encendido en el amor divino
e insigne por la fe que vence al mundo,
haz que, por su intercesión,
merezcamos participar de su gloria
perseverando en la fe y en el amor.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

SEÑOR Dios, que te has dignado instruir
en la sabiduría celestial a san N.,
concédenos, por su intercesión,
guardar fielmente su doctrina
y manifestarla en nuestras obras.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, estos dones de tu pueblo
ofrecidos en la fiesta de san N.,
para que, por medio de ellos,
percibamos confiadamente
el auxilio de tu misericordia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 10, 10
Yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante, dice el Señor [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Mc 16, 17-18

A los que crean en mí, dice el Señor, les acompañarán estos signos: echarán demonios, impondrán las manos a los enfermos y quedarán sanos [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SACIADOS con la comunión del Cuerpo santo
y la Sangre preciosa de tu Hijo,
te pedimos, Señor y Dios nuestro,
que lo que hemos celebrado con piedad sincera
produzca en nosotros frutos de salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

III. Pastores

A. Para varios pastores

Antífona de entrada          Jer 3, 15
Os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y doctrina [T. P. Aleluya].

     O bien:          Dan 3, 84. 87

Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor, santos y humildes de corazón, bendecid al Señor [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que infundiste en los santos [obispos] N. y N.
el espíritu de la verdad y del amor para apacentar a tu pueblo,
concede, a cuantos celebramos con veneración su fiesta,
imitarles cada día más y recibir la ayuda de su intercesión.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
TE ofrecemos, Señor, este sacrificio de alabanza
en la conmemoración de tus santos;
por ellos confiamos vernos libres
de los males presentes y futuros.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Mt 20, 28
El Hijo del Hombre no ha venido a ser servido sino a servir y dar su vida en rescate por muchos [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
HEMOS recibido, Señor, los sacramentos del cielo
celebrado la memoria de tus santos N. y N.;
concédenos gozar en la eternidad
de los que hemos celebrado en este mundo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

B. Para un pastor

1

Antífona de entrada          Cf. Sal 131, 9
Que tus sacerdotes, Señor, se vistan de justicia, que tus fieles vitoreen [T. P. Aleluya].

Oración colecta
DIOS todopoderoso,
te pedimos humildemente,
por intercesión de san N., [obispo],
que multipliques en nosotros tus dones
y dispongas nuestros días en tu paz.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, la ofrenda que traemos a tu altar
en conmemoración de san N.
y, así como a él le concediste la gloria
por estos santos misterios,
concédenos también a nosotros el perdón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mt 24, 46-47
Bienaventurado el criado a quien el Señor, al llegar, lo encuentre velando; en verdad os digo que le confiará la administración de todos sus bienes [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Lc 12, 42

Este es el siervo fiel y prudente a quien el Señor ha puesto al frente de su servidumbre, para que les reparta la ración de alimento a sus horas [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
DIOS todopoderoso,
que la mesa celestial
robustezca y acreciente la fuerza de lo alto
en quienes celebramos
la festividad de san N.,
para que guardemos íntegro el don de la fe
y caminemos por la senda de la salvación
que se nos ha revelado.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Cf. Lc 4, 18
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres y curar a los contritos de corazón [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Eclo 45, 16

El Señor lo eligió como su sacerdote, para ofrecer el sacrificio de alabanza [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
luz de los fieles y pastor de las almas,
que pusiste en la Iglesia a [al obispo] san N.
para apacentar a tus ovejas
con su palabra e instruirlas con su ejemplo,
concédenos, por su intercesión,
guardar la fe que enseñó con su predicación
y seguir el camino que mostró con su vida.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
DIOS todopoderoso,
humildemente imploramos de tu divina Majestad
que, así como estos dones ofrecidos en honor de san N.
manifiestan la gloria de tu poder divino,
del mismo modo nos alcancen el fruto de tu salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Mt 28, 20
Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos, dice el Señor [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SEÑOR, que los sacramentos que hemos recibido
nos preparen a los gozos eternos
que mereció san N., tu servidor fiel.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

     O bien:

FORTALECIDOS con el alimento santo,
te rogamos, Dios todopoderoso,
que, siguiendo siempre el ejemplo de san N.,
nos concedas servirte con entrega constante
y progresar en el amor incansable hacia todos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

IV. Fundadores de Iglesias

A. Para un fundador

Antífona de entrada          Cf. Is 59, 21; 56, 7
Dice el Señor: «Las palabras mías que puse en tu boca no se apartarán de ella: tus holocaustos y sacrificios serán aceptables sobre mi altar» [T. P. Aleluya].

Oración colecta
DIOS omnipotente y misericordioso,
que te has dignado iluminar a nuestros padres
con la predicación de san N.,
concede a quienes nos gloriamos del nombre cristiano
manifestar siempre con las obras
la fe que profesamos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

MIRA, Señor, a tu familia
que [el obispo] san N.
engendró con la palabra de la verdad
y alimentó con el sacramento de la vida,
para que tu gracia, por sus oraciones,
haga fervientes en la caridad
a quienes se mantienen fieles en su ministerio.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
DIOS todopoderoso,
acepta el sacrificio de tu pueblo,
que te ofrecemos en la memoria de san N.,
para que lo unas, en tu bondad,
a los dones del cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Mc 10, 45
El Hijo del Hombre ha venido a dar su vida en rescate por muchos [T. P. Aleluya].

     O bien:          1 Co 3, 11

Nadie puede poner otro cimiento fuera del ya puesto, que es Jesucristo [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
HEMOS recibido, Señor,
la prenda de la salvación eterna
al celebrar con gozo la fiesta de san N.;
te pedimos que sea para nosotros
ayuda en la vida presente
y también para la futura.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

B. Para varios fundadores

Antífona de entrada
Estos son los varones santos a quienes eligió el Señor amorosamente y les dio una gloria eterna, por eso la Iglesia resplandece con su doctrina  [T. P. Aleluya].

Oración colecta
TE rogamos, Señor,
que mires con bondad a tu Iglesia,
a la que otorgaste el comienzo de la vida cristiana
gracias al celo apostólico de tus santos N.N.,
y concédele, por su intercesión,
la vivencia constante de la piedad cristana.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

OH, Dios,
que por la predicación
de los santos N. y N.[obispos]
llamaste a nuestros padres a la luz admirable del Evangelio,
concédenos, por su intercesión,
crecer en la gracia y en el conocimiento
de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.
Él, que vive y reina contigo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, los dones de tu pueblo
ofrecidos en la festividad de tus santos N. y N.,
y concédenos agradarte
con sincero corazón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Jn 15, 15
Dice el Señor: «Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer» [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. 1 Pe 2, 9

Pueblo adquirido por Dios, anunciad las proezas del que os llamó de las tinieblas a su luz maravillosa [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
CÓLMANOS de alegría, Señor,
por haber participado, en tu mesa,
de los dones de la salvación
en la fiesta de tus santos N. y N.;
hoy, animados por tus beneficios,
veneramos los comienzos de nuestra fe
y te proclamamos admirable en tus santos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

V. Para misioneros

Para mártires misioneros.

1

2

3


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - Común de mártires

MISAS COMUNES

COMÚN DE MÁRTIRES


I. Fuera del tiempo pascual

A. Para varios mártires

1

Antífona de entrada
Las almas de los santos, que siguieron las huellas de Cristo, viven gozosamente en el cielo. Derramaron la sangre por amor, por eso se alegran con Cristo para siempre.

     O bien:

Los santos derramaron su gloriosa sangre por el Señor, amaron a Cristo en su vida, lo imitaron en su muerte: por eso merecieron la corona triunfal.

Oración colecta
ESCUCHA, Señor, las oraciones
que te dirigimos con alegría,
para que, al celebrar devotamente cada año
el día del martirio de los santos N. y N.,
imitemos también su constancia en la fe.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Padre santo,
las ofrendas que te presentamos
en la fiesta de tus santos mártires
y concédenos a nosotros, siervos tuyos,
permanecer siempre firmes
en la confesión de tu nombre.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Lc 22, 28-30
Vosotros sois los que habéis perseverado conmigo en mis pruebas, y yo preparo para vosotros el reino, dice el Señor, para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino.

     O bien:

Esta es la gran recompensa de los santos junto a Dios: en verdad murieron por Cristo y viven eternamente.

Oración después de la comunión
OH, Dios,
que iluminaste de modo admirable
el misterio de la cruz en tus santos mártires,
concédenos, por tu bondad,
que, fortalecidos por este sacrificio,
permanezcamos siempre fieles a Cristo
y trabajemos en la Iglesia
por la salvación de todos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Sal 33, 20-21
Aunque el Justo sufra muchos males, de todos lo libra el Señor; él cuida de todos sus huesos, y ni uno solo se quebrará.

     O bien:          Cf. Ap 7, 14, Dan 3, 95

Estos son los que vienen de la gran tribulación: han lavado sus vestiduras en la sangre del Cordero. Por Dios entregaron sus cuerpos al suplicio y merecieron poseer la corona eterna.

Oración colecta
DIOS todopoderoso y eterno,
que concediste a los santos N. y N.
la gracia de sufrir por Cristo,
ayúdanos también en nuestra debilidad
para que, así como ellos
no dudaron en morir por ti,
también nosotros nos mantengamos fuertes
en la confesión de tu nombre.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEA agradable a tus ojos, Señor,
la ofrenda que va a ser consagrada
en la celebración del martirio glorioso de N. y N.,
para que purifique nuestros pecados
y atraiga hacia ti los deseos de tus siervos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 15,13
Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos, dice el Señor.

     O bien:          Cf. Lc 12, 4

A vosotros os digo, amigos míos: no tengáis miedo a los que os persiguen.

Oración después de la comunión
SEÑOR,
alimentados con el pan del cielo
y formando en Cristo un solo cuerpo,
te pedimos que no nos apartemos nunca de su amor
y, a ejemplo de tus santos mártires N. y N.,
por aquel que nos amó,
logremos superar con valentía cualquier dificultad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

3

Antífona de entrada          Sal 36, 39
El Señor es quien salva a los justos, él es su alcázar en el peligro.

     O bien:          Cf. Sab 3, 6-7. 9

El Señor probó a los elegidos como oro en crisol, y los aceptó como sacrificio de holocausto, en el día del juicio resplandecerán, porque la gracia y la misericordia son para los elegidos de Dios.

Oración colecta
SEÑOR, que el triunfo de tus mártires
nos llene de alegría,
aumente el vigor de nuestra fe
y nos consuele con su numerosa intercesión.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

QUE la valiosa oración de tus santos mártires N. y N.
nos recomiende a ti, Señor,
y nos dé fortaleza en la confesión de tu verdad.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, los dones de tu pueblo
ofrecidos en honor de la pasión de tus santos mártires,
y lo que dio fortaleza en la persecución
a los santos N. y N.,
nos dé también a nosotros
constancia en las adversidades.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mc 8, 35
El que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará, dice el Señor.

     O bien:          Sab 3, 4

La gente pensaba que cumplían una pena, su esperanza estaba llena de inmortalidad.

Oración después de la comunión
SEÑOR, conserva en nosotros tu gracia,
y el don que hemos recibido de ti
en la conmemoración de los santos mártires N. y N.,
nos conceda la salvación y la paz.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

4

Antífona de entrada          Cf. Sal 33, 18
Los justos gritaron, y el Señor los escuchó y los libró de todas sus angustias.

     O bien:

Por la alianza del Señor y la ley de nuestros padres, los santos de Dios perseveraron en el amor fraterno: porque en ellos hubo un mismo espíritu y una misma fe.

Oración colecta
OH, Dios, que todos los años nos alegras
con la fiesta de los santos N. y N.,
al celebrar ahora su nacimiento para el cielo,
concédenos también imitar su valor en el martirio.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

OH, Dios, que has dado a tus santos mártires N. y N.
la gracia extraordinaria de llegar a esta gloria,
concédenos, por sus méritos e intercesión,
el perdón de los pecados
para que nos veamos libres de todas las adversidades.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, al ofrecerte el sacrificio
en la fiesta de tus mártires N. y N.,
te rogamos que, así como a ellos les diste la claridad de la fe,
nos otorgues a nosotros el perdón y la paz.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           2 Cor 4, 11
Nos están entregando a la muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.

     O bien:          Cf. Mt 10, 28

No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma, dice el Señor.

Oración después de la comunión
POR estos sacramentos del cielo,
concédenos, Señor, gracia abundante
en la fiesta de tus santos mártires N. y N.,
para que aprendamos, de tan duro combate,
a ser fuertes en la paciencia
y a alegrarnos piadosamente en la victoria.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

5

Antífona de entrada
Los santos mártires derramaron su sangre por Cristo en la tierra, por eso han alcanzado el premio eterno.

     O bien:          Sab 3, 1-2. 3

La vida de los justos está en manos de Dios, y ningún tormento los alcanzará. Los insensatos pensaban que había muerto, pero ellos están en paz.

Oración colecta
SEÑOR, por tu misericordia, aumenta en nosotros
la fe que mantuvieron hasta derramar su sangre
y llenó de gloria a tus santos mártires N. y N.,
para que nos santifique también a nosotros
guardándola con fidelidad.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
MIRA con bondad, Señor,
los sacrificios que te presentamos,
para que, a ejemplo de los santos N. y N.,
alcancemos con piadoso afecto
lo que actualizamos sacramentalmente de la pasión de tu Hijo.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

     O bien:

ESTA ofrenda que te presentamos, Señor,
en el día del triunfo de los santos N. y N.,
encienda nuestros corazones
en la llama perenne de tu amor
y nos disponga a recibir el premio prometido
a los que perseveran.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Rom 8, 38-39
Ni muerte, ni vida, ni ninguna otra criatura podrán separarnos del amor de Cristo.

     O bien:          Mt 10, 30. 31

Hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados, no tengáis miedo: valéis más vosotros que muchos gorriones.

Oración después de la comunión
ALIMENTADOS, Señor,
con el precioso Cuerpo y Sangre de tu Unigénito,
concédenos en la fiesta de tus santos mártires N. y N.
permanecer en ti con perseverante amor,
vivir de ti y caminar hacia ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

B. Para un mártir

1

Antífona de entrada
Este santo luchó hasta la muerte en defensa de la ley de Dios y no temió las palabras de los malvados: estaba cimentado sobre roca firme.

     O bien:          Cf. Sab 10, 12

El Señor lo puso en un duro combate, para que venciera, pues la sabiduría es más fuerte que todo.

Oración colecta
DIOS de poder y misericordia,
que ayudaste a tu mártir san N.
a soportar las torturas de su martirio,
concede a los que celebramos el día de su triunfo,
permanecer invencibles con tu protección
frente a las insidias del enemigo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SANTIFICA con la eficacia de tu bendición, Señor,
estos dones que, por tu gracia,
han de encender en nosotros aquel fuego de tu amor
que dio fuerza a san N.,
para vencer todos los tormentos corporales.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

     O bien:

ACEPTA, Señor, los dones que te presentamos
en la memoria de tu mártir san N.
para que sean ofrenda tan grata a tu majestad
como preciosa fue su sangre derramada.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mt 16, 24
Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga, dice el Señor.

     O bien:          Cf. Mt 10, 39

El que pierda su vida por mí, la encontrará para siempre, dice el Señor.

Oración después de la comunión
TE pedimos, Señor, que los sacramentos recibidos
nos den aquella fortaleza de espíritu
que hizo a tu mártir san N.
fiel en tu servicio y victorioso en el martirio.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada
Este es un verdadero mártir que derramó su sangre por el nombre de Cristo, no temió las amenazas de los jueces y así alcanzó el reino de los cielos.

     O bien:          Flp 3, 8. 10

Todo lo considero pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo y la comunión con sus padecimientos, muriendo su misma muerte.

Oración colecta
DIOS todopoderoso y eterno,
que otorgaste a san N.
luchar hasta la muerte por causa de la justicia,
concédenos, por su intercesión,
soportar por tu amor todas las adversidades
y caminar con presteza hacia ti, que eres la vida.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
DIOS clementísimo,
derrama tu bendición sobre estos dones
y fortalécenos en la fe que confirmó san N.
con el derramamiento de su sangre.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

     O bien:

TE presentamos, Señor, estas ofrendas
en la fiesta de tu mártir san N.,
a quien ninguna tentación
pudo separar de la unidad del Cuerpo de Cristo.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 15, 1. 5
Yo soy la verdadera vid y vosotros los sarmientos, dice el Señor; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante.

     O bien:          Cf. Jn 8,12

El que me sigue no camina en las tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida, dice el Señor.

Oración después de la comunión
RENOVADOS por estos santos misterios
te rogamos, Señor,
que, imitando la admirable fortaleza de san N.,
merezcamos conseguir
el premio eterno a la perseverancia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

II. Tiempo pascual

A. Para varios mártires

1

Antífona de entrada          Cf. Mt 25, 34
Venid vosotros, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Aleluya.

     O bien:          Cf. Ap 7, 13-14

Estos, que están vestidos con vestiduras blancas, son los que vienen de la gran tribulación: han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero. Aleluya.

Oración colecta
DIOS todopoderoso,
que concediste a los santos mártires N. y N.,
entregar sus vidas por tu palabra
y por el testimonio de Jesús,
te pedimos que, con la fuerza del Espíritu Santo,
nos hagas dóciles para creer
y fuertes para confesar tu nombre.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

OH, Dios,
que nos das perseverancia en la fe
y fortaleza en la debilidad,
concédenos, con el ejemplo y las súplicas
de los mártires N. y N.,
participar en la muerte y resurrección de tu Unigénito,
para que, asociados con ellos,
consigamos la plena alegría junto a ti.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
AL celebrar la muerte preciosa de tus santos,
te ofrecemos, Señor, aquel sacrificio
del que el martirio recibe todo el fundamento.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Ap 2, 7
Al vencedor le daré de comer del árbol de la vida que está en el paraíso de Dios. Aleluya.

     O bien:          Cf. Sal 32, 1

Aclamad, justos, al Señor, que merece la alabanza de los buenos. Aleluya.

Oración después de la comunión
AL celebrar en este banquete divino
el triunfo celestial de los santos mártires N. y N.,
concede, Señor, la victoria
a quienes comen aquí el Pan vivo,
y permite a los vencedores
gustar del árbol de la vida en el paraíso.


Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Cf. Ap 12, 11
Estos son los santos que vencieron con la sangre del Cordero y no amaron tanto su vida que temieran la muerte, por eso reinan con Cristo para siempre. Aleluya.

     O bien:          Cf. Mt 25, 34

Alegraos, santos, en presencia del Cordero: el reino está preparado para vosotros desde la creación del mundo. Aleluya.

Oración colecta
QUE nos llene de alegría, Señor,
la gloriosa festividad de sus santos mártires N. y N.,
a quienes concediste morir valerosamente
derramando su preciosa sangre,
por haber confesado la pasión y resurrección de tu Unigénito.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, mira con bondad estas ofrendas
para que el Espíritu Santo
las colme con su bendición,
y haga brotar en nuestros corazones
aquel amor intenso
con que los santos mártires N. y N.
superaron todos los tormentos corporales.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. 2 Tim 2, ,,-12
Si morimos con Cristo, también viviremos con él; si perseveramos, también reinaremos con él. Aleluya.

     O bien:          Cf. Mt 5, 12

Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Aleluya.

Oración después de la comunión
ALIMENTADOS con un mismo Pan
en la conmemoración de los santos mártires N. y N.,
te pedimos humildemente, Señor,
que nos mantengas siempre unidos en tu amor
y nos concedas caminar en una vida nueva.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

B. Para un mártir

Antífona de entrada          Cf. 4 Esd 2, 35
Una luz perpetua brillará para tus santos, Señor, y vivirán para siempre. Aleluya.

     O bien:

Este es el hombre que no fue abandonado por Dios en el día de la prueba; fue coronado porque permaneció fiel a los mandatos del Señor. Aleluya.

Oración colecta
OH, Dios,
que te has dignado honrar a san N. con el triunfo del martirio
para embellecer a tu Iglesia,
concédenos en tu bondad que,
así como él imitó la pasión del Señor,
también nosotros, siguiendo sus huellas,
merezcamos alcanzar los gozos eternos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor,
este sacrificio de expiación y alabanza
que te ofrecemos en la memoria de tu mártir san N.,
para que nos alcance el perdón
y nos mantenga en continua acción de gracias.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Jn 12, 24
Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo, pero si muere, da mucho fruto. Aleluya.

     O bien:          Cf. Sal 115, 15

Es preciosa a los ojos del Señor la muerte de sus santos. Aleluya.

Oración después de la comunión
LLENOS de gozo en esta fiesta
hemos recibido, Señor, tus dones del cielo;
Concede a quienes anunciamos la muerte de tu Hijo
en este banquete divino,
participar con los santos mártires
en su misma gloria y resurrección.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

III. Para mártires misioneros

A. Para varios mártires misioneros

Antífona de entrada          Cf. Gál 6, 14, 1 Cor 1, 18
Nosotros hemos de gloriarnos en la cruz de nuestro Señor Jesucristo. El mensaje de la cruz para los que se salvan es fuerza de Dios [T. P. Aleluya].

Oración colecta
DIOS de poder y misericordia,
invocamos tu gran compasión
para que, así como infundiste,
por la predicación de los santos mártires N. y N.,
el conocimiento de tu Unigénito en el corazón de los pueblos,
les concedas también, por su intercesión,
arraigar con firmeza en la fe recibida.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
AL celebrar el martirio de tus santos N. y N.,
concédenos, Señor, por este sacrificio,
anunciar dignamente la muerte de tu Unigénito,
que no solo animó de palabra a los mártires
sino que los fortaleció con su ejemplo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Mt 5, 10
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Mt 10, 32

A quien se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre, dice el Señor [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SACIADOS con los alimentos celestiales
te pedimos humildemente, Señor,
que, a ejemplo de los santos N. y N.,
llevemos en nuestros corazones
la prueba del amor y de la pasión de tu Hijo,
y gustemos continuamente el fruto de una paz perpetua.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

B. Para un mártir misionero

Antífona de entrada          Cf. Flp 2, 30
Este santo dio vida por la obra de Cristo hasta la muerte, entregándose en cuerpo y alma [T. P. Aleluya].

Oración colecta
DIOS todopoderoso,
concédenos imitar con devoción verdadera
la fe de san N.,
quien, para difundirla, mereció la corona del martirio.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
AL recordar, Señor, el martirio de san N.,
presentamos nuestros dones ante tu altar,
pidiéndote, al celebrar los misterios de la pasión del Señor,
que imitemos lo que estamos realizando.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mc 8, 35
El que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará, dice el Señor [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
AL celebrar el banquete celestial,
te pedimos, Señor,
que el recuerdo del mártir san N. nos anime,
y que su desinteresada oración nos mueva
a seguir el ejemplo de una fe tan grande.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

IV. Para una virgen mártir

Antífona de entrada
Esta virgen valiente, ofrenda de pureza y castidad, sigue al Cordero crucificado por nosotros [T. P. Aleluya].

     O bien:

Esta es la virgen dichosa que, negándose a sí misma y abrazando su cruz, siguió al Señor, esposo de las vírgenes y príncipe de los mártires [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que nos alegras hoy
con la conmemoración anual de santa N.,
concede la ayuda de sus méritos
a cuantos hemos sido iluminados
con el ejemplo de su virginidad y fortaleza.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, que los dones que te presentamos
en la fiesta de santa N.
sean tan agradables a tu bondad
como lo fue para ti el combate de su martirio.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Ap 7, 17
El Cordero que está delante del trono los conducirá hacia fuentes de aguas vivas [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
OH, Dios,
que coronaste a la bienaventurada N. entre los santos
con el doble triunfo de la virginidad y del martirio,
concédenos en virtud de este sacramento,
vencer con fortaleza toda maldad
y alcanzar la gloria del cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

V. Para una santa mártir

Antífona de entrada
El reino de los cielos es de estar mártires que, despreciando la vida del mundo, llegaron a los premios del reino y lavaron sus vestiduras en la sangre del Cordero [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
cuyo poder se manifiesta en la debilidad,
concede a cuantos celebramos
la gloria de santa N.,
que siempre nos consiga de ti la gracia del triunfo
quien alcanzó también de ti la fortaleza para vencer.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, ofrecemos gozosamente este sacrificio,
con el que, recordando la victoria celestial de santa N.,
proclamamos tus maravillas
y nos alegramos de obtener su gloriosa intercesión.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Ap 12, 11-12
No amaron tanto su vida que temieran la muerte, por eso, estad alegres, cielos, y los que habitáis en ellos [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
DESPUÉS de recibir el gozo eterno
de participar en este sacramento,
recordando a santa N.,
humildemente te pedimos, Señor,
percibir con justos sentimientos
lo que, por tu gracia, hemos celebrado fielmente.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española