Missale Romanum - S. Pauli VI, papæ

Propium de Sanctis

Die 29 maii
S. Pauli VI, papæ

De Communi pastorum: pro papa.

Collecta
Deus, qui Ecclésiam tuam regéndam
beáto Paulo papæ commisísti,
strénuo Fílii tui Evangélii apóstolo,
præsta, quǽsumus, ut, ab eius institútis illumináti,
ad civílem amóris cultum in mundum dilatándum
tibi collaboráre valeámus.
Per Dóminum.

Misal Romano (tercera edición) - Común de santos y santas

MISAS COMUNES

COMÚN DE SANTOS Y SANTAS


Las misas que siguen, si se señalan para una determinada categoría se santos, utilícense para ellos. Las demás misas pueden emplearse para cualquier santo.

I. Para toda categoría de santos

A. Para varios santos

1

Antífona de entrada          Cf. Sal 144, 10-11
Que todas tus criaturas te den gracias, Señor; que te bendigan tus santos. Que proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas [T. P. Aleluya].

Oración colecta
DIOS todopoderoso y eterno,
que en la glorificación de los santos
nos das continuas pruebas de tu amor,
concédenos en tu bondad encomendarnos a su intercesión
y que nos sintamos estimulados por su ejemplo,
para imitar fielmente a tu Unigénito.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, escucha con bondad nuestras súplicas
y protégenos con la intercesión de tus santos,
para que sirvamos dignamente en tu altar.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Sal 67, 4
Los justos se alegran, gozan en la presencia de Dios, rebosando de alegría [T. P. Aleluya].

     O bien:          Lc 12, 37

Bienaventurados aquellos criados a quienes el Señor, al llegar, los encuentre en vela; en verdad os digo que se ceñirá y los hará sentar a la mesa y, acercándose, les irá sirviendo [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
DIOS todopoderoso y eterno, Padre del consuelo y de la paz,
concede a tu familia,
reunida en la fiesta de los santos para albar tu nombre,
recibir la prenda de la salvación eterna
en la comunión del sacramento de tu Unigénito.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Sal 63, 11
El justo se alegra con el Señor, se refugia en él, y se felicitan los rectos de corazón [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que nos ves desfallecer a causa de nuestra debilidad,
afiánzanos misericordiosamente en tu amor
por medio del testimonio de tus santos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
TE suplicamos, Dios todopoderoso,
que este sacrificio,
ofrecido humildemente en honor de tus santos,
sea grato a tus ojos
y purifique nuestro cuerpo y nuestro espíritu.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 12, 26
El que quiera servirme, que me siga, dice el Señor, y donde esté yo, allí también estará mi servidor [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
AL celebrar el nacimiento de tus santos para el cielo,
te pedimos, Señor,
que, alimentados sacramentalmente,
gocemos de los bienes eternos
con los que ahora nos sentimos fortalecidos por tu gracia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

3

Antífona de entrada          Cf. Sal 91, 13-14
El justo crecerá como palmera, se alzará como cedro del Líbano: plantado en la casa del Señor, en los atrios de la casa de nuestro Dios [T. P. Aleluya].

Oración colecta
SEÑOR, que la oración eficaz de tus santos
alcance el auxilio oportuno a tus fieles,
y nos conceda participar
de la suerte eterna de aquellos
cuya fiesta celebramos con devoción.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, al presentar sobre tu altar las ofrendas,
concédenos aquel espíritu de amor
que infundiste en tus santos,
para que, al dedicarnos a esta acción sagrada
con pureza de alma y corazón generoso,
celebremos el sacrificio agradable a ti
y saludable para nosotros.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mt 11, 28
Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré, dice el Señor [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
QUE la comunión en tus sacramentos
nos salve, Señor,
y nos afiance en la luz de tu verdad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

4

Antífona de entrada          Cf. Jr 17, 7-8
Bendito quien confía en el Señor y pone en el Señor su confianza: será un árbol plantado junto al agua, que alarga a la corriente sus raíces y no teme la llegada del estío [T. P. Aleluya].

Oración colecta
CONCÉDENOS, Dios todopoderoso,
que el ejemplo de tus santos nos mueva a una vida mejor,
para que, al celebrar la memoria de los santos N. y N.,
imitemos también sus obras.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
EN esta fiesta de tus santos, Señor,
presentamos sobre el altar nuestros dones
e imploramos de tu bondad
que sean para tu mayor gloria,
y a nosotros nos obtengan abundancia de gracia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 15, 9
Como el Padre me ha amado, así os he amado yo, dice el Señor; permaneced en mi amor [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
TE pedimos, Señor, Dios nuestro,
que los divinos misterios,
celebrados en conmemoración de tus santos,
nos den la salvación y la paz eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

B. Para un santo

1

Antífona de entrada          Cf. Sal 20, 2-3
Señor, el justo se alegra por tu fuerza, y cuánto goza con tu victoria. Le has concedido el deseo de su alma [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que has puesto a tus santos
como modelo y defensa en nuestra fragilidad
para allanar el camino de la salvación,
concédenos, al celebrar el nacimiento para el cielo de san N.,
caminar hacia ti siguiendo su ejemplo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, por esta oblación que te presentamos
en la conmemoración de san N.,
otorga a tus fieles los dones de la paz y la unidad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mt 16, 24
Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga, dice el Señor [T. P. Aleluya].

     O bien, para los santos que fueron gobernantes:          Mt 6, 33

Buscad sobre todo el Reino de Dios, y todo esto se os dará por añadidura, dice el Señor [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
EL sacramento que hemos recibido
en la memoria de san N.
santifique, Señor, nuestras mentes y corazones,
para que merezcamos participar
de la naturaleza divina.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Mal 2, 6
Transmitía la ley con fidelidad y no se encontraba fallo alguno en sus labios; caminaba conmigo en paz y en rectitud, y apartaba del pecado a mucha gente [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
el solo santo y sin el que nadie es buno,
te pedimos, por intercesión de san N.,
ayuda para vivir de tal forma
que no nos veamos privados de tu gloria.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, que el sacrificio que ofrecemos
a tu majestad en la fiesta de san N.
sea eficaz para nuestra salvación
y agradable a tu misericordia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Mt 5, 8-9
Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SACIADOS con el don sagrado
te suplicamos, Señor,
que percibamos como aumento de salvación
lo que tus siervos hemos celebrado
en la fiesta de san N.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

II. Para monjes y religiosos

A. Para un abad

Antífona de entrada          Cf. Sal 91, 13-14
El justo crecerá como una palmera se alzará como cedro del Líbano: plantado en la casa del Señor, en los atrios de la casa de nuestro Dios [T. P. Aleluya].

     O bien:          Sal 36, 30-31

La boca del justo expone la sabiduría, su lengua explica el derecho, porque lleva en el corazón la ley de su Dios [T. P. Aleluya].

Oración colecta
SEÑOR, que nos has enseñado la perfección evangélica
por medio del abad san N.,
concédenos, en medio de las vicisitudes de este mundo,
adherirnos de corazón a las realidades del cielo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
CONCEDE, Señor, a cuantos nos acercamos a tu altar,
el amor apasionado que enardeció al abad san N.,
para que, limpios de corazón y ardientes en caridad,
podamos ofrecerte este sacrificio.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Lc 12, 42
Este es el siervo fiel y prudente a quien el Señor puso al frente de su servidumbre para que reparta la ración de alimento a sus horas [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Mt 23, 11

El primero entre vosotros será vuestro servidor, dice el Señor [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
POR la fuerza del sacramento que hemos recibido
renueva, Señor, nuestros corazones
para que, a ejemplo del abad san N.,
por la sabiduría de las cosas de arriba y no de las de la tierra,
merezcamos aparecer juntamente con Cristo en la gloria.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

B. Para un monje

Antífona de entrada
Donde se reúnen los hermanos para glorificar a Dios, allí el Señor les dará la bendición [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Sal 70, 8. 23

Llena está mi boca de tu alabanza para poder cantar. Se alegrarán mis labios, mientras canto para ti [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que invitaste bondadosamente a tu siervo san N.,
a seguir a Cristo,
te pedimos, por su intercesión,
que, negándonos a nosotros mismos,
podamos adherirnos a ti de todo corazón.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, las ofrendas que te presentamos
por la salvación de tu pueblo;
con ellas te pedimos, por intercesión de san N.,
alejarnos de la seducción del pecado
y tomar parte en los bienes del cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Lc 8, 15
Los que guardan la palabra de Dios con un corazón noble y generoso, dan fruto con paciencia [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Sal 83, 5

Bienaventurados los que viven en tu casa, Señor, alabándote siempre [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
CONCÉDENOS, Señor Dios nuestro,
que, sostenidos por la protección de san N.,
vivamos, por este sacramento, regalo de tu sabiduría,
con justa austeridad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

C. Para una monja

Antífona de entrada          Sal 51, 10
Como verde olivo, en la casa de Dios, confío en la misericordia de Dios por siempre jamás [T. P. Aleluya].

     O bien:

Por amor a mi Señor Jesucristo, a quien vi, a quien amé, en quien creí, de quien me enamoré, tuve en nada los bienes de este mundo y la seducción del tiempo presente [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que llamaste a tu sierva santa N.
para que te buscara sobre todas las cosas,
concédenos, por su ejemplo e intercesión,
que, sirviéndote a ti con corazón puro y humilde,
lleguemos a tu gloria eterna
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
A ti, Señor,
que con el consuelo temporal
nos enseñas a no desesperar de las promesas eternas,
te presentamos las ofrendas de nuestra devoción
para consagrártelas en la conmemoración de santa N.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Sal 44, 2
Me brota del corazón un poema bello, recito mis versos a un Rey [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf . Lc 10, 42

Solo una cosa es necesaria: ella ha escogido la parte mejor y no le será quitada [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
RENOVADOS, Señor, en las fuentes de la salvación,
te suplicamos, por intercesión de santa N.,
que, unidos a Cristo más íntimamente cada día,
merezcamos participar en su reino de gracia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

D. Para religiosos

1

Antífona de entrada          Cf. Sal 15, 5
El Señor es el lote de mi heredad y mi copa: tú eres el que restituyes mi heredad [T. P. Aleluya].

     O bien, para una religiosa:          Cf. Os 2, 21-22

El Señor se ha desposado con ella para siempre, en fe y misericordia [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que otorgaste al bienaventurado N.
la gracia de perseverar en la imitación
de Cristo pobre y humilde,
concédenos, por su intercesión,
avanzar fielmente en nuestra vocación,
para llegar a la perfección que nos propusiste en tu Hijo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
DIOS misericordioso,
que destruiste el hombre viejo
y quisiste crear el hombre nuevo a tu imagen en san N.,
concédenos, renovados del mismo modo,
ofrecer este sacrificio de reconciliación, agradable a ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mt 19, 27-29
En verdad os digo, los que lo habéis dejado todo y me habéis seguido recibiréis cien veces más y heredaréis la vida eterna [T. P. Aleluya].

     O bien, para una religiosa:          Lam 3, 24-25

Mi lote es el Señor: es bueno para quien en él espera [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
TE rogamos, Señor,
por la eficacia de este sacramento
y el ejemplo de san N.,
que nos mantengas siempre en tu amor
y lleves a su perfección hasta el día de Cristo Jesús
la obra buena que has comenzado en nosotros.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Cf. Sal 23, 5-6
Estos son los santos que recibieron la bendición del Señor; y la misericordia de Dios su Salvador, esta es la generación que busca al Señor [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Sal 104, 3-4

Que se alegren los que buscan al Señor. Recurrid al Señor y a su poder, buscad continuamente su rostro [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que has llamado a san N.
para que buscase tu reino en este mundo
por el camino de la caridad perfecta,
concédenos, fortalecidos por su intercesión,
avanzar, alegres en el espíritu,
por las sendas del amor
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor, los dones de nuestro servicio
que presentamos sobre tu altar
en la conmemoración de san N.,
y concédenos que, libres de las ataduras terrenas,
seas tú nuestra única riqueza.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Sal 33, 9
Gustad y ved que bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a ék [T. P. Aleluya].

     O bien:          Mt 5, 3

Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
TE rogamos, Dios todopoderoso,
que fortalecidos por este sacramento,
aprendamos a buscarte siempre sobre todas las cosas
a ejemplo de san N.,
y llevar en este mundo la imagen del hombre nuevo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

III. Para santos que practicaron obras de misericordia

Antífona de entrada          Cf. Mt 25, 34. 36. 40
Venid vosotros, benditos de mi Padre, dice el Señor. Estaba enfermo y me visitasteis. En verdad os digo que cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis [T. P. Aleluya].

     O bien:          Sal 111, 9

Reparte limosna a los pobres, su caridad dura por siempre, y alzará la frente con dignidad [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios, que enseñaste a tu Iglesia
a poner en práctica los mandamientos del cielo
con el amor a ti y al prójimo,
concédenos que, practicando la caridad a ejemplo de san N.,
merezcamos ser contados entre los elegidos de tu reino.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, , Señor, los dones de tu pueblo
y concede a quienes celebramos las maravillas
del inmenso amor de tu Hijo,
reafirmamos, a ejemplo de san N.,
en el amor a ti y al prójimo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Jn 15, 13
Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Jn 13, 35

En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os amáis unos a otros, dice el Señor [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
ALIMENTADOS con estos sagrados misterios,
concédenos, Señor, seguir los ejemplos de san N.,
que te dio culto con devoción constante
y enriqueció a tu pueblo con un amor sin medida.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

     O bien:

DESPUÉS de gustar el sacramento de salvación,
invocamos tu misericordia, Señor,
para que, imitando la caridad de san N.,
participemos también de su gloria.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - Común de vírgenes

MISAS COMUNES

COMÚN DE VÍRGENES


Para una virgen mártir.

I. Para varias vírgenes

Antífona de entrada          Cf. Sal 148, 12-14
Las vírgenes alaben el nombre del Señor, el único nombre sublime. Su majestad sobre el cielo y la tierra [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Sal 44, 16

Llevarán ante el rey al séquito de vírgenes entre alegría y algazara; serán conducidas al templo del Rey y Señor [T. P. Aleluya].

Oración colecta
DERRAMA, Señor, sobre nosotros
la abundancia de tu misericordia,
para que, así como nos alegramos fervorosamente
al celebrar la fiesta de las santas vírgenes N.N.,
gocemos también, por tu gracia,
de su eterna compañía.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, te proclamamos admirable
al conmemorar a las santas vírgenes san N. y N.,
en cuyo honor presentamos estos dones,
y te rogamos que, así como te agradaron sus méritos,
aceptes de igual modo nuestro humilde servicio.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mt 25, 10
Llegó el Esposo, y las vírgenes que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Jn 14, 23

Al que me ama, lo amará mi Padre, y vendremos a él y haremos morada en él [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SEÑOR, el sacramento que hemos recibido
en esta fiesta de las santas vírgenes N. y N.,
nos estimule e ilumine siempre,
para preparar dignamente
la venida de tu Hijo,
y seamos admitidos en sus bodas eternas.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

II. Para una virgen

1

Antífona de entrada
Esta es una virgen sabia y prudente, que salió a recibir a Cristo con la lámpara encendida [T. P. Aleluya].

     O bien:

Que hermosa eres, virgen de Cristo, que fuiste digna de recibir la corona del Señor, la corona de la perpetua virginidad [T. P. Aleluya].

Oración colecta
ESCÚCHANOS, Dios, Salvador nuestro,
para que, alegres en la fiesta
de santa N., virgen,
aprendamos a servirte con amor.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, al proclamarte admirable en santa N., virgen,
suplicamos humildemente a tu majestad
que, así como te agradaron sus méritos,
aceptes de igual modo nuestro servicio.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mt 25, 6
Que llega el esposo, salid a recibir a Cristo, el Señor [T. P. Aleluya].

     O bien:          Sal 26,4

Una cosa pido al Señor, eso buscaré: habitar en la casa del Señor por los días de mi vida [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SEÑOR, Dios nuestro,
alimentados por la participación en estos dones divinos,
te pedimos que, a ejemplo de santa N.,
llevando en nuestro cuerpo la muerte de Jesús,
nos esforcemos por unirnos solamente a ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada
Alegrémonos, exultemos, porque el Señor ha amado a esta virgen santa y gloriosa [T. P. Aleluya].

     O bien:

Esta es la virgen sabia que el Señor encontró vigilante, con el aceite de su lámpara preparado y, al llegar el Señor, entró con él en el banquete de bodas [T. P. Aleluya].

Oración colecta
SEÑOR, Dios nuestro,
que has derramado sobre la virgen santa N.
la abundancia de dones del cielo,
concédenos imitar en la tierra sus virtudes,
para que gocemos con ella de las alegrías eternas.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien, para una virgen fundadora:

SEÑOR, Dios nuestro,
haz que santa N., virgen, tu fiel esposa,
avive en nuestros corazones
la llama del mismo amor divino
que encendió en otras vírgenes,
para gloria perpetua de tu Iglesia.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, concédenos recibir el fruto
de estas ofrendas que te presentamos,
para que, a ejemplo de santa N.,
limpios de la antigua condición pecadora,
nos renovemos con la prenda de la vida celestial.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mt 25, 4. 6
Las cinco vírgenes prudentes se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas. A media noche se oyó una voz: «Que llega el esposo, salid al encuentro de Cristo, el Señor» [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SEÑOR, que la santa comunión
del Cuerpo y de la Sangre de tu Unigénito
nos aparte de todas las cosas perecederas,
para que, a ejemplo de santa N.,
podamos servirte en la tierra con amor sincero
y gozar eternamente de tu contemplación en el cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

3

Antífona de entrada
Ven, esposa de Cristo, recibe la corona que el Señor te ha preparada desde la eternidad [T. P. Aleluya].

     O bien:

Por amor al Señor Jesucristo tuvo en nado los bienes de este mundo y del tiempo presente [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que te complaces en habitar en los limpios de corazón,
concédenos, por intercesión de santa N., virgen,
vivir, por tu gracia, como aquellos en los que te dignas habitar.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

ESCUCHA, Señor, nuestras plegarias,
para que cuantos recordamos con devoción
las virtudes de santa N., virgen,
merezcamos permanecer en tu amor
y progresar en él hasta el final de nuestra vida.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor,
la ofrenda de nuestra humildad,
en la memoria de la virgen santa N.,
y concédenos, por esta ofrenda inmaculada,
consumirnos constantemente en ferviente y santo amor
delante de ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Lc 10, 42
Esta virgen prudente ha escogido la parte mejor y no le será quitada [T. P. Aleluya].

     O bien:          Mt 25, 6

A medianoche se oyó una voz: «Que llega el esposo, salid a su encuentro»  [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
RECONFORTADOS con el Pan del cielo,
invocamos humildemente tu misericordia, Señor,
para que concedas
el perdón de los pecados, la salud del cuerpo,
la gracia del alma y la gloria eterna
a cuantos nos llena de alegría la conmemoración de santa N.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - Común de doctores de la Iglesia

MISAS COMUNES

COMÚN DE DOCTORES DE LA IGLESIA


1

Antífona de entrada          Cf. Eclo 15, 5
En medio de la asamblea le abrió la boca, y el Señor lo llenó del espíritu de sabiduría y de inteligencia, lo revistió con un vestido de gloria [T. P. Aleluya].

     O bien:          Sal 36, 3 0-31

La boca del justo expone la sabiduría, su lengua explica el derecho, porque lleva en el corazón la ley de su Dios [T. P. Aleluya].

Oración colecta
DIOS todopoderoso y eterno,
que diste a tu Iglesia a san N., [obispo,] como doctor,
concédenos que arraigue siempre en nuestros corazones
lo que él enseñó inspirado por el divino Espíritu,
y tengamos como defensor ante tu misericordia
a quien consideramos, por tu gracia, como protector.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
OH, Dios,
que te agrade el sacrificio
que ofrecemos con alegría
en la fiesta de san N.,
cuyas enseñanzas nos impulsan a alabarte
y a entregarnos enteramente a ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Lc 12, 42
Este es el siervo fiel y prudente a quien el Señor ha puesto al frente de su servidumbre para que reparta la ración de alimento a sus horas [T. P. Aleluya].

     O bien:           Cf. Sal 1, 2-3
El que medita la ley del Señor día y noche, dará fruto a su tiempo [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
A cuantos alimentas con Cristo, Pan de vida,
instrúyelos, Señor, con la enseñanza de Cristo Maestro,
para que, en la fiesta de san N.,
conozcan tu verdad y la realicen en el amor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Dan 12, 3
Los sabios brillarán como el fulgor del firmamento, y los que enseñaron a muchos la justicia, como las estrellas, por toda la eternidad [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Eclo 44, 15. 14
Los pueblos hablarán de su sabiduría y la asamblea proclamará su alabanza, y su nombre vive por los siglos de los siglos [T. P. Aleluya].

Oración colecta
SEÑOR, Dios, que te has dignado instruir
en la sabiduría celestial a san N.,
concédenos, por su intercesión,
guardar fielmente su doctrina
y manifestarla en nuestras obras.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
AL celebrar estos divinos misterios,
te pedimos, Señor, que el Espíritu Santo
nos ilumine con aquella luz de la fe
que iluminó a san N. para propagar siempre tu gloria.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           1 Cor 1, 23-24
Nosotros predicamos a Cristo crucificado, fuerza de Dios y sabiduría de Dios [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SACIADOS con el alimento celestial,
te suplicamos humildemente, Señor,
que, siguiendo con fidelidad las enseñanzas de san N.,
nos mantengamos en continua acción de gracias
por los dones recibidos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

Archidiócesis de Tarragona - Prefacio y bendición solemne de los santos mártires, Fructuoso, obispo, y los diáconos Augurio y Eulogio

PREFACIO DE LOS SANTOS MÁRTIRES, FRUCTUOSO, OBISPO,
Y LOS DIÁCONOS AUGURIO Y EULOGIO, MÁRTIRES

EL MARTIRIO DE LOS SANTOS MÁRTIRES GLORIFICA A CRISTO

V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación darte gracias,
siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, Señor nuestro.

Al cuál has querido glorificar
con la pasión de los santos mártires,
Fructuoso, obispo, y sus diáconos Augurio y Eulogio,
quienes, gozosos y seguros de la resurrección,
más enardecidos por el Espíritu Santo
que por las llamas del fuego,
entregaron su vida.

Su sacrificio,
ofrecido aquí en la tierra,
y en el reino consumado,
fue una oblación,
derramada con ardor de caridad
por toda la Iglesia,
a la que fortalecieron con su valerosa perseverancia en la fe.

Por eso, ahora, nosotros, llenos de alegría,
te aclamamos con los ángeles y los santos diciendo:


Bendición solemne:

Que Dios, Uno y Trino, que manifestó su gloria
en la unidad del martirio de los tres satos:
Fructuosos, Augurio y Eulogio,
sea glorificado en vuestros corazones
y os haga participantes de su paz.

R/. Amén.

Ya que nuestros mártires fueron merecedores de la gloria
por su muerte temporal en el fuego,
también, vosotros,
con el fuego del Espíritu Santo
seáis purificados de todo pecado

R/. Amén.

Que toda vuestra esperanza esté puesta en Cristo,
que sació, después del ayuno a los santos mártires
en el banquete eterno.

R/. Amén.

Misal Romano (tercera edición) - Común de pastores

MISAS COMUNES

COMÚN DE PASTORES


I. Para un papa o para un obispo

1

Antífona de entrada
El Señor lo eligió sumo pontífice y, abriendo sus tesoros, derramó sobre él todos los bienes [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Eclo 50, 1; 44, 16. 22

Este es el sumo sacerdote que en su vida agradó a Dios: por eso el Señor le hizo grande ante su pueblo, según su promesa [T. P. Aleluya].

Oración colecta

A. Para un papa:
DIOS todopoderoso y eterno,
que quisiste poner a san N.
al frente de tu pueblo
y que lo presidiera con su ejemplo y su palabra,
protege, por su intercesión,
a los pastores de tu Iglesia
con el rebaño que les has confiado,
y guíalos por las sendas de la salvación eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo.

B. Para un obispo:
OH, Dios,
que en san N. te has dignado dar a tu Iglesia
un modelo de buen pastor,
concédenos, por tu bondad y su intercesión,
merecer ser apacentados en el lugar de tu pascua eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor,
este sacrificio de tu pueblo,
y haz que lo que ofrecemos a tu gloria
en honor de san N.,
nos sirva para la salvación eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 10, 11
El Buen Pastor dio su vida por las ovejas [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SEÑOR Dios nuestro,
que los sacramentos recibidos
acrecienten en nosotros aquel fuego de la caridad
que inflamó a san N.
y le impulsaba a entregarse constantemente
al servicio de tu Iglesia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Cf. Eclo 45, 30
El Señor hizo con él una alianza de paz, y lo nombró príncipe para que tuviera eternamente la dignidad del sacerdocio [T. P. Aleluya].

Oración colecta

A. Para un papa:
OH, Dios,
que concediste a san N. ser pastor de toda la Iglesia
y lo hiciste brillar por el admirable esplendor
de la virtud y la doctrina,
concede, a cuantos celebramos los méritos de este obispo,
ser luz ante los hombres por nuestras buenas obras,
y arder ante ti por el amor.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

OH, Dios
que constituiste a san N. vicario de Pedro,
encomendándole el cuidado de toda la Iglesia,
guarda siempre a tu amada grey por su intercesión,
para que avance hacia la patria celestial
con fe íntegra y caridad perfecta.
Por nuestro Señor Jesucristo.

B. Para un obispo:
CONCÉDENOS, Dios todopoderoso,
celebrar dignamente la memoria del obispo san N.,
y así como quisiste que su palabra y su ejemplo
aprovecharan a los fieles que él presidía,
haz que nosotros sintamos siempre
la ayuda de su intercesión delante de ti.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, en la fiesta de san N.
te pedimos que nos sirva de provecho esta ofrenda
con cuya inmolación concediste que se perdonasen
los pecados del mundo entero.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 21, 17 
Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SEÑOR Dios, que la eficacia de los dones recibidos
produzca su fruto en nosotros en esta fiesta de san N.,
nos proporcione, al mismo tiempo,
ayuda para la vida mortal
y nos obtenga el gozo de la felicidad eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

II. Para un obispo

1

Antífona de entrada          Cf. Ez 34, 11. 23-24
Buscaré a mis ovejas, dice el Señor, y suscitaré un pastor que las apaciente: yo, el Señor, seré su Dios [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Lc 12, 42

Este es el administrador fiel y prudente a quien el Señor pondrá al frente de su servidumbre para que reparta la ración de alimento a sus horas [T. P. Aleluya].

Oración colecta
DIOS todopoderoso y eterno,
que has querido que el obispo san N.
presidiera a tu pueblo santo,
te pedimos, con la ayuda de sus méritos,
que nos concedas la gracia de tu misericordia.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

DIOS todopoderoso y eterno,
que diste a tu santa Iglesia a san N., como obispo,
concédenos que arraigue siempre en nuestros corazones
lo que él enseñó inspirado por el divino Espíritu,
y tengamos como defensor ante tu misericordia
a quien consideramos, por tu gracia, como protector.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
MIRA con bondad, Señor,
las ofrendas que presentamos en este santo altar
en la fiesta de san N.,
para que glorifiquen tu nombre
y nos obtengan el perdón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 15, 16
No sois vosotros los que me habéis elegido, dice el Señor, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Lc 12, 36-37

Bienaventurado aquel criado, a quien el Señor, cuando venga y llame a la puerta, lo encuentre en vela [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
ALIMENTADOS por estos sacramentos
te pedimos humildemente, Señor,
que, a ejemplo de san N.,
nos esforcemos en proclamar lo que él creyó
y en poner en práctica lo que enseñó.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Cf. 1 Sam 2, 35
Suscitaré un sacerdote fiel, que obre según mi corazón y mis deseos, dice el Señor.

     O bien:          Cf. Lc 12, 42

Este es el administrador fiel y prudente a quien el Señor pondrá al frente de su servidumbre para que reparta la ración de alimento a sus horas [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que has contando admirablemente
en el número de los santos pastores a san N.,
encendido en el amor divino
e insigne por la fe que vence al mundo,
haz que, por su intercesión,
merezcamos participar de su gloria
perseverando en la fe y en el amor.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

SEÑOR Dios, que te has dignado instruir
en la sabiduría celestial a san N.,
concédenos, por su intercesión,
guardar fielmente su doctrina
y manifestarla en nuestras obras.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, estos dones de tu pueblo
ofrecidos en la fiesta de san N.,
para que, por medio de ellos,
percibamos confiadamente
el auxilio de tu misericordia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Jn 10, 10
Yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante, dice el Señor [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Mc 16, 17-18

A los que crean en mí, dice el Señor, les acompañarán estos signos: echarán demonios, impondrán las manos a los enfermos y quedarán sanos [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SACIADOS con la comunión del Cuerpo santo
y la Sangre preciosa de tu Hijo,
te pedimos, Señor y Dios nuestro,
que lo que hemos celebrado con piedad sincera
produzca en nosotros frutos de salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

III. Pastores

A. Para varios pastores

Antífona de entrada          Jer 3, 15
Os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y doctrina [T. P. Aleluya].

     O bien:          Dan 3, 84. 87

Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor, santos y humildes de corazón, bendecid al Señor [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que infundiste en los santos [obispos] N. y N.
el espíritu de la verdad y del amor para apacentar a tu pueblo,
concede, a cuantos celebramos con veneración su fiesta,
imitarles cada día más y recibir la ayuda de su intercesión.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
TE ofrecemos, Señor, este sacrificio de alabanza
en la conmemoración de tus santos;
por ellos confiamos vernos libres
de los males presentes y futuros.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Mt 20, 28
El Hijo del Hombre no ha venido a ser servido sino a servir y dar su vida en rescate por muchos [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
HEMOS recibido, Señor, los sacramentos del cielo
celebrado la memoria de tus santos N. y N.;
concédenos gozar en la eternidad
de los que hemos celebrado en este mundo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

B. Para un pastor

1

Antífona de entrada          Cf. Sal 131, 9
Que tus sacerdotes, Señor, se vistan de justicia, que tus fieles vitoreen [T. P. Aleluya].

Oración colecta
DIOS todopoderoso,
te pedimos humildemente,
por intercesión de san N., [obispo],
que multipliques en nosotros tus dones
y dispongas nuestros días en tu paz.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, la ofrenda que traemos a tu altar
en conmemoración de san N.
y, así como a él le concediste la gloria
por estos santos misterios,
concédenos también a nosotros el perdón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mt 24, 46-47
Bienaventurado el criado a quien el Señor, al llegar, lo encuentre velando; en verdad os digo que le confiará la administración de todos sus bienes [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Lc 12, 42

Este es el siervo fiel y prudente a quien el Señor ha puesto al frente de su servidumbre, para que les reparta la ración de alimento a sus horas [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
DIOS todopoderoso,
que la mesa celestial
robustezca y acreciente la fuerza de lo alto
en quienes celebramos
la festividad de san N.,
para que guardemos íntegro el don de la fe
y caminemos por la senda de la salvación
que se nos ha revelado.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada          Cf. Lc 4, 18
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres y curar a los contritos de corazón [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Eclo 45, 16

El Señor lo eligió como su sacerdote, para ofrecer el sacrificio de alabanza [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
luz de los fieles y pastor de las almas,
que pusiste en la Iglesia a [al obispo] san N.
para apacentar a tus ovejas
con su palabra e instruirlas con su ejemplo,
concédenos, por su intercesión,
guardar la fe que enseñó con su predicación
y seguir el camino que mostró con su vida.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
DIOS todopoderoso,
humildemente imploramos de tu divina Majestad
que, así como estos dones ofrecidos en honor de san N.
manifiestan la gloria de tu poder divino,
del mismo modo nos alcancen el fruto de tu salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Mt 28, 20
Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos, dice el Señor [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SEÑOR, que los sacramentos que hemos recibido
nos preparen a los gozos eternos
que mereció san N., tu servidor fiel.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

     O bien:

FORTALECIDOS con el alimento santo,
te rogamos, Dios todopoderoso,
que, siguiendo siempre el ejemplo de san N.,
nos concedas servirte con entrega constante
y progresar en el amor incansable hacia todos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

IV. Fundadores de Iglesias

A. Para un fundador

Antífona de entrada          Cf. Is 59, 21; 56, 7
Dice el Señor: «Las palabras mías que puse en tu boca no se apartarán de ella: tus holocaustos y sacrificios serán aceptables sobre mi altar» [T. P. Aleluya].

Oración colecta
DIOS omnipotente y misericordioso,
que te has dignado iluminar a nuestros padres
con la predicación de san N.,
concede a quienes nos gloriamos del nombre cristiano
manifestar siempre con las obras
la fe que profesamos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

MIRA, Señor, a tu familia
que [el obispo] san N.
engendró con la palabra de la verdad
y alimentó con el sacramento de la vida,
para que tu gracia, por sus oraciones,
haga fervientes en la caridad
a quienes se mantienen fieles en su ministerio.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
DIOS todopoderoso,
acepta el sacrificio de tu pueblo,
que te ofrecemos en la memoria de san N.,
para que lo unas, en tu bondad,
a los dones del cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Mc 10, 45
El Hijo del Hombre ha venido a dar su vida en rescate por muchos [T. P. Aleluya].

     O bien:          1 Co 3, 11

Nadie puede poner otro cimiento fuera del ya puesto, que es Jesucristo [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
HEMOS recibido, Señor,
la prenda de la salvación eterna
al celebrar con gozo la fiesta de san N.;
te pedimos que sea para nosotros
ayuda en la vida presente
y también para la futura.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

B. Para varios fundadores

Antífona de entrada
Estos son los varones santos a quienes eligió el Señor amorosamente y les dio una gloria eterna, por eso la Iglesia resplandece con su doctrina  [T. P. Aleluya].

Oración colecta
TE rogamos, Señor,
que mires con bondad a tu Iglesia,
a la que otorgaste el comienzo de la vida cristiana
gracias al celo apostólico de tus santos N.N.,
y concédele, por su intercesión,
la vivencia constante de la piedad cristana.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

OH, Dios,
que por la predicación
de los santos N. y N.[obispos]
llamaste a nuestros padres a la luz admirable del Evangelio,
concédenos, por su intercesión,
crecer en la gracia y en el conocimiento
de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.
Él, que vive y reina contigo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, los dones de tu pueblo
ofrecidos en la festividad de tus santos N. y N.,
y concédenos agradarte
con sincero corazón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Jn 15, 15
Dice el Señor: «Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer» [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. 1 Pe 2, 9

Pueblo adquirido por Dios, anunciad las proezas del que os llamó de las tinieblas a su luz maravillosa [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
CÓLMANOS de alegría, Señor,
por haber participado, en tu mesa,
de los dones de la salvación
en la fiesta de tus santos N. y N.;
hoy, animados por tus beneficios,
veneramos los comienzos de nuestra fe
y te proclamamos admirable en tus santos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

V. Para misioneros

Para mártires misioneros.

1


Antífona de entrada
Estos son los santos varones, amigos de Dios, insignes en la predicación de la verdad divina [T. P. Aleluya].

     O bien:          Sal 17, 50; 21, 23
Te daré gracias entre las naciones, Señor; contaré tu fama a mis hermanos [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que has hecho pasar, a los pueblos cristianos,
de las tinieblas a la luz de la verdad
por medio de san N., [obispo,]
concédenos, por su intercesión,
permanecer firmes en la fe
y constantes en la esperanza del Evangelio que él predicó.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

DIOS todopoderoso y eterno,
que has santificado este día de júbilo
con la glorificación de san N.,
concédenos, por tu bondad,
mantener con perseverancia y consolidar con las obras
la fe que él siempre anunció con celo infatigable.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
DIOS todopoderoso,
mira el sacrificio que te ofrecemos
en la fiesta de san N.,
y concede a cuantos celebramos el misterio de la pasión del Señor
imitar lo que realizamos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Ez 34, 15
Yo mismo apacentaré mis ovejas y las haré reposar, dice el Señor [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Mt 10, 27

Lo que os digo en la oscuridad, decidlo a la luz, dice el Señor, y lo que os digo al oído, pregonadlo desde la azotea [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SEÑOR, por la eficacia de este sacramento
confirma a tus siervos en la verdadera fe
para que la proclamen de palabra y de obra en todas partes,
a ejemplo de san N. que,
por ella, trabajó y consagró su vida.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2


Antífona de entrada          Is 52, 7
Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que proclama la paz, que anuncia la buena noticia, que pregona la justicia [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
que extendiste tu Iglesia
mediante el celo por la fe
y los trabajos apostólicos de san N.,
concédenos, por su intercesión,
crecer siempre en la fe y en la santidad.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
ESCUCHA con bondad nuestras súplicas, Señor,
y líbranos de todas nuestras culpas,
para que, limpios por tu gracia,
nos transforme el misterio que ahora celebramos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Mc 16, 15; Mt 28, 20
Id al mundo entero y proclamad el Evangelio; yo estoy con vosotros todos los días, dice el Señor [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Jn 15, 4-5

Permaneced en mí y yo en vosotros, dice el Señor; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
SEÑOR, Dios nuestro,
que los sacramentos que hemos recibido
alimenten en nosotros aquella fe
que nos enseñó la predicación apostólica
y que san N. conservó celosamente.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

3

Antífona de entrada          Sal 95, 3-4
Contad a los pueblos su gloria, sus maravillas a todas las naciones; porque es grande el Señor y muy digno de alabanza [T. P. Aleluya].

Oración colecta
OH, Dios,
por tu inefable misericordia
san N. anunció las riquezas insondables de Cristo;
concédenos, por su intercesión,
crecer en tu conocimiento
y, dando fruto en toda obra buena,
caminar fielmente en tu presencia
según la verdad del Evangelio.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
TE pedimos, Señor, que derrames tu bendición desde lo alto
sobre estos dones que te presentamos
al celebrar la memoria de san N.,
para que, al recibirlos,
nos veamos libres de todas nuestras culpas
y nos saciemos con el alimento del cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de la comunión           Cf. Lc 10, 1. 9
El Señor mandó a sus discípulos que anunciaran a todos los pueblos: El reino de Dios ha llegado a vosotros [T. P. Aleluya].

     O bien:          Cf. Mt 13, 8. 23

La semilla que cayó en tierra buena es quien, con corazón bueno, produce fruto con paciencia [T. P. Aleluya].

Oración después de la comunión
LOS dones santos que hemos recibido de ti, Señor,
no llenen de vida,
para que, al alegrarnos en la conmemoración de san N.,
progresemos también con el ejemplo de su celo apostólico.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española