Misal Romano (tercera edición) - En la celebración de los sacramentos de la iniciación cristiana

MISAS RITUALES

I. EN LA CELEBRACIÓN DE LOS SACRAMENTOS
DE LA INICIACIÓN CRISTIANA


Todas las oraciones que se ponen para el varón se pueden adaptar para la mujer, cambiando el género, o para varios, cambiando el número.

1. Para la elección e inscripción del nombre

El rito de la «elección» y de la «inscripción del nombre» de los catecúmenos que van a ser admitidos a los sacramentos de la iniciación cristiana en la Vigilia pascual, se han de celebrar dentro de la misa del primer domingo de Cuaresma. Si, por razones pastorales, se celebra fuera de este domingo, puede emplearse la misa que sigue, con colar morado, excepto los días incluidos en los números nn. 1-4 de la tabla de los días litúrgicos. Puede también usarse la misa del viernes de la IV semana de Cuaresma.

Antífona de entrada          Sal 104, 3-4
Que se alegren los que buscan al Señor. Recurrid al Señor y a su poder, buscad continuamente su rostro.

Oración colecta
OH, Dios,
que realizas siempre la salvación de los hombres,
y ahora también alegras a tu pueblo
con gracias más abundantes,
mira propicio a tus elegidos,
para que el auxilio de tu bondadosa protección
fortalezca tanto a los que van a ser regenerados
como a los que ya han renacido.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
DIOS todopoderoso y eterno,
que nos haces renacer para la vida eterna
por el sacramento del bautismo
al confesar tu nombre;
recibe los dones y los deseos de tus siervos,
para que colmes de anhelos
y borres los pecados
de los que en ti esperan.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Se dice el prefacio del tiempo litúrgico correspondiente.

Antífona de la comunión           Cf. Ef 1, 7
En Cristo, por su sangre, tenemos la redención, el perdón de los pecados, conforme a la riqueza de su gracia.

Oración después de la comunión
TE pedimos, Señor,
que nos purifiquen los sacramentos que hemos recibido;
concede a tus siervos liberarse de todas sus culpas,
para que se gloríen en la plenitud de la ayuda del cielo
los que se ven agobiados por el peso de su conciencia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2. En los escrutinios

A

En el primer escrutinio

Estas misas se pueden emplear, con color morado, cuando los escrutinios de los catecúmenos que van a ser admitidos a los sacramentos de la iniciación cristiana en la Vigilia pascual. se celebran en los días propios, que son los domingos III, IV y V de Cuaresma. Pero, si en estos domingos, por razones pastorales, no pueden hacerse los escrutinios, pueden elegirse otros días feriales más convenientes durante la Cuaresma, o también en cualquier otro tiempo del año si el bautismo se ha de conferir fuera de la Vigilia pascual. En cualquier caso, en la misa del primer escrutinio se lee el evangelio de la Samaritana, en la segunda el evangelio del ciego de nacimiento, y en la tercera el de Lázaro, tal como se propone en los domingos III, IV y V de Cuaresma.

Antífona de entrada          Cf. Ez 36, 23-26
Cuando os haga ver mi santidad, os reuniré de todos los países; derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará de todas vuestras inmundicias. Y os infundiré un espíritu nuevo, dice el Señor.

     O bien:          Cf. Is 55, 1

Sedientos todos, acudid por agua, dice el Señor; venid también los que no tengáis dinero, y bebed con alegría.

Oración colecta
CONCEDE, Señor, a nuestros elegidos
llegar digna y sabiamente a la confesión de tu alabanza,
para que sean restituidos, por tu gracia,
a la primitiva dignidad
perdida por la culpa original.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
TE pedimos, oh, Dios,
que tu misericordia
prepare debidamente a tus siervos
y los conduzca a celebrar estos misterios
con una conducta piadosa.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Se dice el prefacio del III domingo de Cuaresma.

En las plegarias eucarísticas se hace mención de los catecúmenos.

I. Cuando se utiliza el Canon romano:

— En el momento de vivos se hace mención de los padrinos:

Acuérdate, Señor, de tus hijos N. y N.
que van a llevar a estos elegidos tuyos a la gracia del bautismo,
y de todos los aquí reunidos,
cuya fe y entrega bien conoces...

— Se dice Acepta, Señor, en tu bondad propio:

Acepta, Señor, en tu bondad,
esta ofrenda por tus siervos,
a quienes te has dignado contar, elegir y llamar
a la vida eterna y al don admirable de tu gracia.
[Por Cristo, nuestro Señor. Amén.]

II. Cuando se utiliza la plegaria eucarística II, se añade la siguiente intercesión:

... y todos los pastores que cuidan de tu pueblo,
llévala a su perfección por la caridad.

Acuérdate, Señor, de tus siervos
que van a llevar a estos elegidos a la fuente de la regeneración.

Acuérdate también de nuestros hermanos
que durmieron en la esperanza de la resurrección...

III. Cuando se utiliza la plegaria eucarística III, se añade la siguiente intercesión:

... al orden episcopal, a los presbíteros y diáconos,
y a todo el pueblo redimido por ti.

Te pedimos, Señor,
que, con tu gracia, ayudes a tus siervos,
para que, con su palabra y su ejemplo,
lleven a estos elegidos a la nueva vida en Cristo, Señor nuestro.

Atiende los deseos y súplicas de esta familia...

Antífona de la comunión           Cf. Jn 4, 14
El que beba del agua que yo le daré, dice el Señor, tendrá dentro de él un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna.

Oración después de la comunión
SEÑOR, a quienes vas a iniciar
en los sacramentos de vida eterna
asístelos con los efectos de tu redención
para que lleguen a ser dignos de recibirlos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario