Misal Romano (tercera edición) - De san Juan Bautista

MISAS VOTIVAS

12. De los santos Ángeles


Se dice, con vestiduras de color blanco, la misa de la vigilia de la solemnidad de la Natividad de san Juan Bautista.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - De los santos Ángeles

MISAS VOTIVAS

11. De los santos Ángeles


Esta misa se dice con vestiduras de color blanco.

También se puede utilizar como misa votiva la de la memoria de los santos Ángeles Custodios.

Antífona de entrada          Cf. Sal 102, 20
Bendecid al Señor, ángeles suyos, poderosos ejecutores de sus órdenes, prontos a la voz de su palabra.

Se dice Gloria.

Oración colecta
OH, Dios, que con admirable sabiduría
distribuyes los ministerios
de los ángeles y de los hombres,
concédenos, por tu bondad, que nuestra vida
esté siempre protegida en la tierra
por aquellos que te asisten continuamente en el cielo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
TE ofrecemos, Señor, este sacrificio de alabanza
y te suplicamos humildemente
que, llevado ante tu majestad por manos de los ángeles,
lo recibas en tu bondad,
y sea provechoso para nuestra salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


Antífona de comunión          Sal 137, 1
Te doy gracias, Señor, de todo corazón; delante de los ángeles tañeré para ti.

Oración después de la comunión
ALIMENTADOS con el pan del cielo,
te pedimos humildemente, Señor,
que, sostenidos por su fuerza,
avancemos con valentía por la senda de la salvación
bajo la fiel custodia de tus ángeles.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - De la bienaventurada Virgen María

MISAS VOTIVAS

10. De la bienaventurada Virgen María


En estas misas se utiliza el color blanco.

A

Se toma la misa del Común de la bienaventurada Virgen María según los diversos tiempos del año litúrgico.

B

De la bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia

Antífona de entrada          Cf. Hch 1, 14
Los discípulos perseveraban unánimes en la oración con María, la madre de Jesús.

Oración colecta
OH, Dios,
Padre de misericordia,
cuyo Unigénito, clavado en la cruz,
proclamó a santa María Virgen, su Madre,
como Madre también nuestra,
concédenos, por su cooperación amorosa,
que tu Iglesia, cada día más fecunda,
se llene de gozo por la santidad de sus hijos
y atraiga a su seno
a todas las familias de los pueblos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor, nuestras ofrendas
y conviértelas en sacramento de salvación
que nos inflame en el amor de la Virgen María,
Madre de la Iglesia,
y nos asocie más estrechamente a ella
en la obra de la redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

El prefacio III de la bienaventurada Virgen María es propio de esta misa votiva.

Antífona de comunión          Cf. Jn 2, 1. 11
Había una boda en Caná de Galilea y la madre de Jesús estaba allí: entonces Jesús comenzó sus signos y manifestó su gloria, y creyeron los discípulos en él.

     O bien:          Cf. Jn 19, 26-27

Jesús, desde la cruz, dijo al discípulo que tanto amaba: «Ahí tienes a tu madre».

Oración después de la comunión
DESPUÉS de recibir la prenda de la redención y de la vida,
te pedimos, Señor,
que tu Iglesia, por la intercesión maternal de la Virgen,
anuncie a todas las gentes el Evangelio
y llene el mundo entero
de la efusión del Espíritu.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

C

Del Dulce Nombre de María

Antífona de entrada          Cf. Jdt 13, 18. 19
El Señor Dios altísimo te ha bendecido, Virgen María, entre todas las mujeres de la tierra, porque ha sido glorificado tu nombre de tal modo, que tu alabanza está siempre en la boca de todos.

Oración colecta
OH, Dios,
que elegiste entre todas las mujeres
a la bienaventurada Virgen María, llena de tu gracia,
para hacerla Madre de tu Hijo, redentor nuestro,
concede a quienes veneramos su santo Nombres
superar los peligros del tiempo presente
y obtener con ella la vida eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

OH, Dios,
cuyo Hijo al expiar en el ara de la cruz,
quiso que la santísima Virgen María,
elegida como Madre suya, fuera también madre nuestra,
concédenos en tu bondad
que seamos fortalecidos por la invocación de su Nombre maternal
quienes nos refugiamos seguros bajo tu amparo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
MIRA, Señor, estos dones ofrecidos,
para que nuestros corazones, llenos de la luz del Espíritu Santo,
por la intercesión de santa María, siempre Virgen,
se esfuercen continuamente en adherirse a Cristo tu Hijo.
El, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Prefacio de la bienaventurada Virgen María.

Antífona de comunión          Lc 1, 26. 27
El ángel Gabriel fue enviado pro Dios a una virgen, el nombre de la virgen era María.

Oración después de la comunión
TE pedimos, Señor, nos concedas
que, fortalecidos en la mesa de la palabra y el sacramento,
bajo la guía y patrocinio de santa María,
rechacemos lo que es contrario al nombre cristiano
y cumplamos cuanto en él se significa.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

D

Del santa María, reina de los Apóstoles

Antífona de entrada          Cf. Hch 1, 14
Los discípulos perseveraban unánimes en la oración con María, la madre de Jesús.

Oración colecta
OH, Dios,
que derramaste el Espíritu Santo
sobre los apóstoles,
reunidos en oración con María,
concédenos, por su intercesión,
entregarnos fielmente a tu servicio
y proclamar la gloria de tu nombre
con testimonio de palabra y de vida.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
POR tu benignidad, Señor,
y por la intercesión de santa María, siempre Virgen,
nuestra ofrenda alcance a tu Iglesia
el crecimiento por el número de fieles,
y el resplandor constante
por la abundancia de las virtudes.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de la bienaventurada Virgen María.

Antífona de comunión          Cf. Lc 11, 27-28
Bienaventurado el vientre que llevó a Cristo, el Señor; mejor, bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen.

Oración después de la comunión
DESPUÉS de recibir tu ayuda, Señor, con este sacramento,
al celebrar la memoria de santa María Virgen,
reina de los Apóstoles,
te pedimos que, perseverando en el cumplimiento de tu voluntad
y en el servicio a los hombres,
tu pueblo avance siempre hacia la salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - Del Espíritu Santo

MISAS VOTIVAS

8. Del Espíritu Santo


Esta misa se dice con vestiduras de color rojo.

A

Antífona de entrada          Cf. Rom 5, 5; 8, 11
El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritus Santo que habita en nosotros.

Oración colecta
OH, Dios,
que has iluminado los corazones de tus fieles
con la luz del Espíritu Santo,
concédenos gustar lo que es bueno según el mismo Espíritu
y gozar siempre de su consuelo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SANTIFICA, Señor, nuestra ofrendas
y purifica nuestros corazones
con la luz del Espíritu Santo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I del Espíritu Santo

EL SEÑOR ENVÍA EL ESPÍRITU A LA IGLESIA

Texto musicalizado en Apéndice I.

V/.   El Señor esté con vosotros.   R/.

V/.   Levantemos el corazón.   R/.

V/.   Demos gracias al Señor, nuestro Dios.   R/.

EN verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, Señor nuestro.

Porque él,
después de subir al cielo,
donde está sentado a tu derecha,
ha derramado sobre tus hijos de adopción
el Espíritu Santo que había prometido.

Por eso,
Señor, con toda la multitud de los ángeles
te aclamamos ahora y por siempre
diciendo con humilde fe:

Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

Antífona de comunión          Cf. Sal 67, 29. 30
Confirma, oh, Dios, aquello que has realizado en nosotros, desde tu santo templo que está en Jerusalén.

Oración después de la comunión
QUE la efusión de tu Espíritu Santo
purifique, Señor, nuestros corazones
y los haga fecundos con su penetrante rocío.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

B

Antífona de entrada          Cf. Jn 15, 26; 16, 13
Cuando venga el Espíritu de la verdad, os enseñará toda la verdad, dice el Señor.

Oración colecta
EL Espíritu Santo que viene de ti
ilumine nuestras almas, Señor,
y, según la promesa de tu Hijo,
nos dé a conocer toda la verdad.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

OH, Dios,
que penetras el corazón y los deseos de los hombres,
y no hay para ti secreto alguno,
purifica, por la efusión del Espíritu Santo,
los pensamientos de nuestro corazón,
para que merezcamos amarte de verdad
y alabarte dignamente.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
MIRA complacido, Señor,
el sacrificio espiritual que se ofrece en tu altar
con el sincero deseo de servirte,
y concede un espíritu firme a tus siervos,
para que su fe y humildad
hagan agradable para ti esta oblación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


Antífona de comunión          Jn 15, 26; 16, 14
El Espíritu, que procede del Padre, me glorificará, dice el Señor.

Oración después de la comunión
SEÑOR Dios nuestro,
que te has dignado vivificamos
con este alimento celestial,
infunde la suavidad de tu Espíritu
en lo más íntimo de nuestro corazón,
para que alcancemos como eterno don
lo que acabamos de recibir en esta acción sagrada.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

C

Antífona de entrada          Cf. Lc 4, 18
El Espíritu del Señor está sobre mí. Me ha enviado a evangelizar a lso pobres, dice el Señor.

Oración colecta
OH, Dios,
que santificas a toda tu Iglesia
en medio de los pueblos y de las naciones,
derrama los dones de tu Espíritu sobre todos los confines de la tierra,
para que también ahora se difundan,
a través del corazón de los creyentes,
aquellas maravillas que te dignaste hacer
en los comienzos de la predicación evangélica.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

OH, Dios,
cuyo Espíritu nos gobierna y nos protege
atiende misericordioso nuestras súplicas,
para que la fe de los que creemos en ti
se afiance siempre con tus beneficios.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, el fuego del Espíritu
que inflamó los corazones de los discípulos de tu Hijo
santifique también estas ofrendas
que presentamos ante tus ojos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I o II del Espíritu Santo.

Antífona de comunión          Cf. Sal 103, 30
Envía tu Espíritu y serán creados, y renovarás la faz de la tierra.

Oración después de la comunión
ESTOS dones que acabamos de recibir, Señor,
nos sirvan de provecho,
para que nos inflame el mismo Espíritu
que infundiste de modo inefable en tus apóstoles.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - Del Sagrado Corazón de Jesús

MISAS VOTIVAS

8. Del Sagrado Corazón de Jesús


Se dice, con vestiduras de color blanco.

También se puede utilizar como misa votiva la de la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

Antífona de entrada          Cf. Sal 32, 11. 19
Los proyectos del Corazón del Señor subsisten de edad en edad, para librar sus vidas de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre.

Oración colecta
SEÑOR, Dios nuestro,
revístenos con las virtudes del Corazón de tu Hijo
e inflámanos en sus mismos sentimientos,
para que, conformados a su imagen,
merezcamos participar de la redención eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
OH, Dios, Padre de toda misericordia,
que, por el gran amor con que nos amaste,
nos has dado con inefable bondad a tu Unigénito,
haz que, en perfecta unión con él,
te ofrezcamos un homenaje digno de ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio como en la misa de la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

Antífona de comunión          Cf. Jn 7, 37-38
Dice el Señor: el que tenga sed, que venga a mí y beba. El que cree en mí, de sus entrañas manarán ríos de agua viva.

     O bien:          Jn 19, 34

Uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua.

Oración después de la comunión
DESPUÉS de participar del sacramento de tu amor,
imploramos de tu bondad, Señor,
ser configurados con Cristo en la tierra
para que merezcamos participar de su gloria en el cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - De la preciosísima Sangre de nuestro Señor Jesucristo

MISAS VOTIVAS

7. De la preciosísima Sangre de nuestro Señor Jesucristo


Esta misa se dice con vestiduras de color rojo.

Antífona de entrada          Ap 5, 9-10
Señor, con tu sangre has adquirido para Dios hombres de toda tribu, lengua, pueblo y nación; y has hecho de ellos para nuestro Dios un reino.

Oración colecta
OH, Dios,
que has redimido a todos los hombres
con la Sangre preciosa de tu Unigénito,
conserva en nosotros la acción de tu misericordia,
para que, celebrando siempre el misterio de nuestra salvación,
merezcamos alcanzar sus frutos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
AL presentar a tu majestad nuestras ofrendas,
te suplicamos, Señor,
que en estos misterios
nos acerquemos a Jesús,
Mediador de la nueva alianza,
y renovemos la aspersión salvadora de su Sangre.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


Antífona de comunión          Cf. 1 Cor 10, 16
El cáliz de la bendición que bendecimos es comunión de la Sangre de Cristo; el pan que partimos es participación del Cuerpo del Señor.

Oración después de la comunión
SACIADOS con el alimento y la bebida de salvación,
te rogamos, Señor,
que derrames siempre sobre nosotros la Sangre de nuestro Salvador,
y ella sea, para nosotros,
la fuente de agua viva que salta hasta la vida eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

     O bien:

SACIADOS con el alimento y la bebida del cielo,
te rogamos, Dios todopoderoso,
que liberes del temor de los enemigos
a cuantos redimiste con la Sangre preciosa de tu Hijo.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.


© Conferencia Episcopal Española

Misal Romano (tercera edición) - Del santísimo Nombre de Jesús

MISAS VOTIVAS

6. Del santísimo Nombre de Jesús


Esta misa se dice con vestiduras de color blanco.

Antífona de entrada          Flp 2, 10-11
Al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclama: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

Oración colecta
AL venerar el santísimo nombre de Jesús,
te rogamos, Señor,
que, después de gustar su dulzura en esta vida,
seamos colmados del gozo eterno en la patria del cielo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
PADRE todopoderoso, acepta complacido
las ofrendas que te presentamos en nombre de tu Hijo,
pues sabemos que cuanto pidamos en su nombre nos será concedido,
como generosamente nos prometió.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Hch 4, 12
Bajo el cielo no se ha dado a los hombres otro nombre por el que debamos salvarnos.

Oración después de la comunión
CONCÉDENOS, Señor, en tu misericordia,
venerar dignamente en estos santos misterios
a Jesús, el Señor,
a cuyo nombre quieres que toda rodilla se doble,
y otorga alcanzar la salvación a todos los hombres.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.


© Conferencia Episcopal Española