Misal Romano (tercera edición) - De la bienaventurada Virgen María

MISAS VOTIVAS

10. De la bienaventurada Virgen María


En estas misas se utiliza el color blanco.

A

Se toma la misa del Común de la bienaventurada Virgen María según los diversos tiempos del año litúrgico.

B

De la bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia

Antífona de entrada          Cf. Hch 1, 14
Los discípulos perseveraban unánimes en la oración con María, la madre de Jesús.

Oración colecta
OH, Dios,
Padre de misericordia,
cuyo Unigénito, clavado en la cruz,
proclamó a santa María Virgen, su Madre,
como Madre también nuestra,
concédenos, por su cooperación amorosa,
que tu Iglesia, cada día más fecunda,
se llene de gozo por la santidad de sus hijos
y atraiga a su seno
a todas las familias de los pueblos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor, nuestras ofrendas
y conviértelas en sacramento de salvación
que nos inflame en el amor de la Virgen María,
Madre de la Iglesia,
y nos asocie más estrechamente a ella
en la obra de la redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

El prefacio III de la bienaventurada Virgen María es propio de esta misa votiva.

Antífona de comunión          Cf. Jn 2, 1. 11
Había una boda en Caná de Galilea y la madre de Jesús estaba allí: entonces Jesús comenzó sus signos y manifestó su gloria, y creyeron los discípulos en él.

     O bien:          Cf. Jn 19, 26-27
Jesús, desde la cruz, dijo al discípulo que tanto amaba: «Ahí tienes a tu madre».

Oración después de la comunión
DESPUÉS de recibir la prenda de la redención y de la vida,
te pedimos, Señor,
que tu Iglesia, por la intercesión maternal de la Virgen,
anuncie a todas las gentes el Evangelio
y llene el mundo entero
de la efusión del Espíritu.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

C

Del Dulce Nombre de María

Antífona de entrada          Cf. Jdt 13, 18. 19
El Señor Dios altísimo te ha bendecido, Virgen María, entre todas las mujeres de la tierra, porque ha sido glorificado tu nombre de tal modo, que tu alabanza está siempre en la boca de todos.

Oración colecta
OH, Dios,
que elegiste entre todas las mujeres
a la bienaventurada Virgen María, llena de tu gracia,
para hacerla Madre de tu Hijo, redentor nuestro,
concede a quienes veneramos su santo Nombres
superar los peligros del tiempo presente
y obtener con ella la vida eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo.

     O bien:

OH, Dios,
cuyo Hijo al expiar en el ara de la cruz,
quiso que la santísima Virgen María,
elegida como Madre suya, fuera también madre nuestra,
concédenos en tu bondad
que seamos fortalecidos por la invocación de su Nombre maternal
quienes nos refugiamos seguros bajo tu amparo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
MIRA, Señor, estos dones ofrecidos,
para que nuestros corazones, llenos de la luz del Espíritu Santo,
por la intercesión de santa María, siempre Virgen,
se esfuercen continuamente en adherirse a Cristo tu Hijo.
El, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Prefacio de la bienaventurada Virgen María.

Antífona de comunión          Lc 1, 26. 27
El ángel Gabriel fue enviado pro Dios a una virgen, el nombre de la virgen era María.

Oración después de la comunión
TE pedimos, Señor, nos concedas
que, fortalecidos en la mesa de la palabra y el sacramento,
bajo la guía y patrocinio de santa María,
rechacemos lo que es contrario al nombre cristiano
y cumplamos cuanto en él se significa.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

D

Del santa María, reina de los Apóstoles

Antífona de entrada          Cf. Hch 1, 14
Los discípulos perseveraban unánimes en la oración con María, la madre de Jesús.

Oración colecta
OH, Dios,
que derramaste el Espíritu Santo
sobre los apóstoles,
reunidos en oración con María,
concédenos, por su intercesión,
entregarnos fielmente a tu servicio
y proclamar la gloria de tu nombre
con testimonio de palabra y de vida.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
POR tu benignidad, Señor,
y por la intercesión de santa María, siempre Virgen,
nuestra ofrenda alcance a tu Iglesia
el crecimiento por el número de fieles,
y el resplandor constante
por la abundancia de las virtudes.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de la bienaventurada Virgen María.

Antífona de comunión          Cf. Lc 11, 27-28
Bienaventurado el vientre que llevó a Cristo, el Señor; mejor, bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen.

Oración después de la comunión
DESPUÉS de recibir tu ayuda, Señor, con este sacramento,
al celebrar la memoria de santa María Virgen,
reina de los Apóstoles,
te pedimos que, perseverando en el cumplimiento de tu voluntad
y en el servicio a los hombres,
tu pueblo avance siempre hacia la salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario