Leccionario IV - Santa Marta

JULIO

29 de julio

Santa Marta

MEMORIA


En este memoria el Evangelio es obligatorio.

La primera lectura con su salmo, ordinariamente, de la feria. Por motivos pastorales, del Común de santos y santas. Se recomiendan las siguientes.

PRIMERA LECTURA 1 Jn 4, 7-16
Salmo responsorial — Sal 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9. 10-11.


Aleluya
Cf. Jn 8, 12b
R/.   Aleluya, aleluya, aleluya.

V/.   Yo soy la luz del mundo —dice el Señor—;
        el que me sigue tendrá la luz de la vida.   R/.

EVANGELIO (opción 1)
Jn 11, 19-27
Creo que eres el Cristo, el Hijo de Dios
Lectura del santo Evangelio según san Juan.

EN aquel tiempo, muchos judíos habían ido a ver a Marta y a María para darles el pésame por su hermano.
Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedó en casa. Y dijo Marta a Jesús:
«Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá».
Jesús le dijo:
«Tu hermano resucitará».
Marta respondió:
«Sé que resucitará en la resurrección en el último día».
Jesús le dijo:
«Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?».
Ella le contestó:
«Sí, Señor: yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo».

Palabra del Señor.

EVANGELIO (opción 2)
Lc 10, 38-42
Marta, Marta, andas inquieta y preocupada por muchas cosas
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.

EN aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.
Esta tenía una hermana llamada María, que, sentada junto a los pies del Señor, escuchaba su palabra.
Marta, en cambio, andaba muy afanada con los muchos servicios; hasta que, acercándose, dijo:
«Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para servir? Dile que me eche una mano».
Respondiendo, le dijo el Señor:
«Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; solo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada».

Palabra del Señor.


© Conferencia Episcopal Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario