Misal Romano - Misas de difuntos, en diversas circunstancias

Misas de difuntos

III. EN DIVERSAS CONMEMORACIONES

A) Por un difunto

Antífona de entrada
El Señor le abra las puertas del paraíso para que pueda volver a aquella patria donde ya no hay muerte, sino paz y alegría sin fin.

Oración colecta
Dios, Padre todopoderoso,
que por el bautismo nos has configurado
con la muerte y resurrección de tu Hijo,
concede a tu siervo N.
que, libre de los lazos de la muerte,
pueda gozar de la compañía de tus elegidos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

O bien:

Presta oídos, Señor, a las oraciones
con que imploramos tu misericordia
en favor de nuestro hermano N.,
tú que le hiciste miembro de la Iglesia
durante su vida mortal,
llévalo contigo a la patria de la luz,
para que ahora participe también
de la ciudadanía de los santos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
Ten misericordia, Señor, de tu siervo N.,
por quien te ofrecemos este sacrificio de alabanza,
para que, en virtud de estos misterios de reconciliación,
merezca resucitar a la vida verdadera.
Por Jesucristo nuestro Señor.


Antífona de la comunión          Jn 6, 37
Todo lo que me da el Padre vendrá a mí –dice el Señor–, y al que venga a mí, no lo echaré afuera.

Oración después de la comunión
Confortados con los sacramentos que dan la vida
te pedimos, Señor, por nuestro hermano N.,
que participó de tu alianza en la tierra;
purifícalo por esta celebración
para que pueda gozar eternamente de la paz de Cristo.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

B) Por un difunto

Antífona de entrada          Jb 19, 25-26
Sé que mi Redentor vive y que al final de los tiempos he de resucitar del polvo y en esta carne mía contemplaré a mi Dios.

Oración colecta
Libra, Señor, a tu siervo N.
de toda atadura de pecado,
y tú que en esta vida le hiciste imagen de tu Hijo
por medio del bautismo,
concédele en el día de la resurrección
vivir en compañía de tus santos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
Te pedimos, Señor,
que esta ofrenda sirva de ayuda a nuestro hermano N.,
ya que tú has querido
que en este sacrificio
se perdonen los pecados del mundo entero.
Por Jesucristo nuestro Señor.


Antífona de la comunión          Cf. Jn 6, 50
Éste es el pan que baja del cielo –dice el Señor–, para que el hombre coma de Él y no muera para siempre.

Oración después de la comunión
Te pedimos, Señor,
que el sacrificio de tu Iglesia
sirva de ayuda a nuestro hermano N.,
para que, junto con los santos,
goce de la compañía de Cristo,
cuya misericordia recibió en los sacramentos. 
Por Jesucristo nuestro Señor.

C) Por varios o por todos los difuntos

Antífona de entrada
Señor, dales el descanso eterno y alegra su alma con el esplendor de la gloria.

Oración colecta
Oh Dios, que resucitaste a tu Hijo
para que, venciendo la muerte, entrara en tu reino,
concede a tus hijos difuntos [N. y N.]
que, superada su condición mortal,
puedan contemplarte para siempre
como su Creador y Salvador.
Por nuestro Señor Jesucristo.

O bien:

Oh Dios, Creador y Redentor de todos los hombres,
concede a tus siervos el perdón de sus pecados,
para que consigan, por medio de nuestras súplicas,
la misericordia que siempre desearon.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
Acepta, Señor, los dones
que te ofrecemos en favor de tus siervos,
y a quienes honraste en la tierra
con la dignidad de cristianos,
concédeles ahora la recompensa de su fe.
Por Jesucristo nuestro Señor.


Antífona de comunión          1 Jn 4, 9
Dios envió al mundo a su Hijo único para que vivamos por medio de él.

Oración después de la comunión
Por este sacrificio que hemos celebrado
derrama, Señor, con largueza tu misericordia
sobre nuestros hermanos difuntos;
tú que les concediste la gracia del bautismo,
concédeles también la plenitud de los gozos eternos.
Por Jesucristo nuestro Señor.

O bien:

Señor, que nuestras súplicas
ayuden a tus siervos,
para que les purifiques de toda culpa
por este sacrificio,
y les hagas partícipes de la salvación eterna.
Por Jesucristo nuestro Señor.

D) Por varios o por todos los difuntos

Antífona de entrada          Jn 3, 16
Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único, para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna.

Oración colecta
Dios todopoderoso y eterno,
vida de los mortales y gozo de los santos,
escucha nuestra oración en favor de tus hijos [N. y N.];
líbralos de las cadenas de la muerte
y admítelos en las alegrías eternas de tu reino.
Por nuestro Señor Jesucristo.

O bien:

Dios todopoderoso y eterno,
Señor de vivos y muertos,
que derramas sobre todos tu misericordia,
humildemente acudimos a ti,
suplicando para nuestros hermanos difuntos
el perdón de todas sus culpas,
para que, felices, te alaben sin cesar.

Oración sobre las ofrendas
Recibe, Señor, en tu bondad,
las ofrendas que te presentamos
por tus siervos N. y N.
y por todos los que descansan en Cristo,
para que, rotos los lazos de la muerte,
por la eficacia de este sacrificio,
merezcan alcanzar la vida eterna.
Por Jesucristo nuestro Señor.


Antífona de comunión          Flp 3, 20-21
Aguardamos un Salvador: el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo humilde, según el modelo de su cuerpo glorioso.

Oración después de la comunión
Te pedimos, Dios todopoderoso,
que la celebración de esta eucaristía
nos sirva a nosotros de salvación,
y a los difuntos, que hoy hemos recordado,
les alcance la abundancia de tu misericordia.
Por Jesucristo nuestro Señor.

E) Por varios o por todos los difuntos

Antífona de entrada          Ap 14, 13
Dichosos ya los muertos que mueren en el Señor. Que descansen de sus fatigas, porque sus obras los acompañan.

Oración colecta
Dios misericordioso,
que das el eterno descanso a tus fieles,
concede a tus siervos N. y N.,
y a todos los que murieron en Cristo,
el perdón de sus pecados
para que, libres de toda culpa,
tengan parte en la resurrección de tu Hijo.
Él, que vive y reina contigo.

O bien:

Te pedimos, Señor,
que tengas misericordia con tus siervos difuntos
para que puedan alegrarse eternamente
de haber creído y esperado en ti.
Por nuestro Señor Jesucristo,

Oración sobre las ofrendas
Mira, Señor, con bondad
los dones que te ofrecemos
por el eterno descanso de nuestros hermanos; 
concédeles por este sacramento de salvación,
alcanzar un lugar en la asamblea de los santos.
Por Jesucristo nuestro Señor.


Antífona de comunión
Concede, Señor, el descanso eterno a nuestros hermanos, en cuya memoria nos reunimos, para participar de tu Cuerpo y de tu Sangre.

Oración después de la comunión
Señor misericordioso,
imploramos de tu clemencia,
que los sacramentos de salvación
que hemos recibido,
sirvan de ayuda a quienes aún vivimos en el mundo,
y de perdón a los difuntos que hemos recordado.
Por Jesucristo nuestro Señor.

O bien:

Te pedimos, Señor, que tus siervos
y cuantos descansan en Cristo
sean admitidos en el reino de tu luz,
ya que mientras vivieron en este mundo
participaron en los misterios de tu amor.
Por Jesucristo nuestro Señor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario