Misal Romano (tercera edición) - Bendiciones solemnes

ORDINARIO DE LA MISA

Bendiciones solemnes

Las siguientes bendiciones pueden utilizarse, a juicio del sacerdote, al final de la celebración de la misa, o de una celebración de la palabra, o de la liturgia de las horas, o de los sacramentos.

El diácono o, en su defecto, el mismo sacerdote dice esta invitación:

Inclinaos para recibir la bendición.

Luego, el sacerdote, con las manos extendidas sobre el pueblo, dice la bendición. Todos responden:

Amén.

I. En las celebraciones del tiempo

1.   Adviento

DIOS todopoderoso y rico en misericordia,
por su Hijo Jesucristo,
cuya venida en carne creéis
y cuyo retorno glorioso esperáis,
en la celebración de los misterios del Adviento,
os ilumine y os llene de sus bendiciones.

R/. Amén.

Dios os mantenga durante esta vida
firmes en la fe,
alegres por la esperanza
y diligentes en el amor.

R/. Amén.

Y así, los que ahora os alegráis
por el próximo nacimiento de nuestro Redentor,
cuando vengo de nuevo en la majestad de su gloria
recibáis el premio de la vida eterna.

R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R/. Amén.

2.   Natividad del Señor

DIOS, bondad infinita,
que disipó las tinieblas del mundo
con la encarnación de su Hijo
y con su nacimiento glorioso
iluminó esta noche santa (este día santo)
aleje de vosotros las tinieblas del pecado
y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia.

R/. Amén.

Quien encomendó al ángel anunciar a los pastores
la gran alegría del nacimiento del Salvador
os llene de gozo
y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio.

R/. Amén.

Quien por la encarnación de su Hijo
reconcilló lo humano y lo divino
os conceda la paz a vosotros, amados de Dios,
y un día os admita entre los miembros de la Iglesia del cielo.

R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R/. Amén.

3.   Primer día del año

DIOS, fuente y origen de toda bendición, os conceda su gracia,
derrame sobre vosotros la abundancia de sus bendiciones
y os proteja durante todo este año que hoy comenzamos.

R/. Amén.

Él os mantenga íntegros en la fe,
inconmovibles en la esperanza
y, en medio de las dificultades,
perseverantes hasta el fin en la caridad.

R/. Amén.

Él os conceda un feliz y próspero año nuevo,
escuche siempre vuestras súplicas
y os lleve a la vida eterna.

R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R/. Amén.

4.    Epifanía del Señor

DIOS, que os llamó de las tinieblas a su luz admirable,
derrame abundantemente sus bendiciones sobre vosotros
y afiance vuestros corazones en la fe, la esperanza y la caridad.

R/. Amén.

Y él, a todos vosotros, fieles seguidores de Cristo,
manifestado hoy al mundo como luz en la tiniebla,
os haga testigos de la verdad ante los hermanos.

R/. Amén.

Y así, cuando termine vuestra peregrinación por este mundo,
lleguéis a encontraros con Cristo, luz de luz,
a quien los Magos, guiados por la estrella,
contemplaron con inmensa alegría.

R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R/. Amén.

5.   Cuaresma

DIOS, Padre misericordioso,
os conceda a todos vosotros, como al hijo pródigo,
el gozo de volver a la casa paterna.

R/. Amén.

Cristo, modelo de oración y de vida,
os guíe a la auténtica conversión del corazón
a través del camino de la Cuaresma.

R/. Amén.

El Espíritu de sabiduría y de fortaleza
os sostenga en la lucha contra el maligno,
para que podáis celebrar con Cristo la victoria pascual.

R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R/. Amén.

6.   Pasión del Señor

DIOS, Padre de misericordia,
que en la pasión de su Hijo
os ha dado ejemplo de amor,
os conceda, por vuestra entrega a Dios y a los hombres,
la mejor de sus bendiciones.

R/. Amén.

Y que gracias a la muerte temporal de Cristo,
que alejó de vosotros la muerte eterna,
obtengáis el don de una vida sin fin.

R/. Amén.

Y así, imitando su ejemplo de humildad,
participéis un día en su resurrección gloriosa.

R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R/. Amén.

7.   Vigilia pascual y día de Pascua

QUE os bendiga Dios todopoderoso
en la solemnidad pascual que hoy celebramos
y, compasivo, os defienda de toda asechanza del pecado.

R/. Amén.

El que os ha renovado para la vida eterna,
en la resurrección de su Unigénito,
os colme con el premio de la inmortalidad.

R/. Amén.

Y quienes, terminados los días de la pasión del Señor,
habéis participado en los gozos de la fiesta de Pascua,
podáis llegar, por su gracia, con espíritu exultante
a aquellas fiestas que se celebran con alegría eterna.

R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo  y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R/. Amén.

8.   Tiempo pascual

DIOS, que por la resurrección de su Unigénito
os ha redimido y adoptado como hijos,
os llene de alegría con sus bendiciones.

R/. Amén.

Y ya que por la redención de Cristo
recibisteis el don de la libertad verdadera,
por su bondad recibáis también la herencia eterna.

R/. Amén.

Y, pues confesando la fe
habéis resucitado con Cristo en el bautismo,
por vuestras buenas obras
merezcáis ser admitidos en la patria del cielo.

R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo  y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R/. Amén.

9.   Ascensión del Señor

DIOS todopoderoso, por medio de su Hijo,
que ascendió hoy a lo alto de los cielos
y os abrió el camino para seguirle hasta su reino,
os colme de bendiciones.

R/. Amén.

Jesucristo, que después de su resurrección
se manifestó visiblemente a sus discípulos,
se os manifieste también como Juez benigno
cuando vuelva para juzgar al mundo.

R/. Amén.

Y a quienes confesáis que está sentado a la derecha del Padre
os conceda la alegría de sentir que, según su promesa
 está con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.

R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo  y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R/. Amén.

10.    Espíritu Santo

DIOS, Padre de los astros,
que [en el día de hoy] iluminó las mentes de sus discípulos
derramando sobre ellas el Espíritu Santo,
os alegre con sus bendiciones
y os llene con los dones del Espíritu consolador.

R/. Amén.

Que el mismo fuego divino,
que de manera admirable se posó sobre los apóstoles,
purifique vuestros corazones de todo pecado
y los ilumine con la efusión de su claridad.

R/. Amén.

Y que el Espíritu que congregó en la confesión de una misma fe
a los que el pecado había dividido en diversidad de lenguas
os conceda el don de la perseverancia en esta misma fe,
y así podáis pasar de la esperanza a la plena visión.

R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo  y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R/. Amén.


© Conferencia Episcopal Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario