Misal Romano (tercera edición) - I Domingo de Cuaresma

PROPIO DEL TIEMPO: CUARESMA

I DOMINGO DE CUARESMA

Este domingo se celebra el rito «de la elección» o «de la inscripción del nombre» para los catecúmenos que en la Vigilia pascual serán admitidos a los sacramentos de la Iniciación cristiana, con oraciones e intercesiones propias.

Antífona de entrada          Sal 90, 15-16
Me invocará y lo escucharé; lo defenderé, lo glorificaré; lo saciaré de largos días.

No se dice Gloria.

Oración colecta
DIOS todopoderoso,
por medio de las prácticas anuales
del sacramento cuaresmal
concédenos progresar
en el conocimiento del misterio de Cristo,
y conseguir sus frutos con una conducta digna.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Se dice Credo.

Oración sobre las ofrendas
HAZ Señor, que nuestra vida responda
a estos dones que van a ser ofrecidos
y en los que celebramos el comienzo
de un mismo sacramento admirable.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio

LAS TENTACIONES DEL SEÑOR

Texto musicalizado en Apéndice I.

V/.   El Señor esté con vosotros. R/.

V/.   Levantemos el corazón. R/.

V/.   Demos gracias al Señor, nuestro Dios. R/.

EN verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo Señor nuestro.

El cual, al abstenerse durante cuarenta días de tomar alimento,
inauguró la práctica de nuestra penitencia cuaresmal,
y, al rechazar las tentaciones de la antigua serpiente,
nos enseñó a sofocar la fuerza del pecado;
de este modo, celebrando con sinceridad el Misterio pascual,
podremos pasar un día a la Pascua que no acaba.

Por eso,
con los ángeles y con la multitud de los santos,
te cantamos el himno de alabanza diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

Antífona de comunión          Mt 4, 4
El Señor se sienta como Rey eterno, el Señor bendice a su pueblo con la paz.

O bien:          Cf. Sal 90, 4
El Señor te cubrirá con sus plumas, bajo sus alas te refugiarás.

Oración después de la comunión
DESPUÉS de recibir el pan del cielo
que alimenta la fe, consolida la esperanza y fortalece el amor,
te rogamos, Señor, que nos hagas sentir hambre de Cristo,
pan vivo y verdadero,
y nos enseñes a vivir constantemente
de toda palabra que sale de tu boca.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo
TE pedimos, Señor,
que descienda sobre tu pueblo la bendición copiosa,
para que la esperanza brote en la tribulación,
la virtud se afiance en la dificultad
y se obtenga la redención eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


© Conferencia Episcopal Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario