Leccionario I (A) - Natividad del Señor: Misa de la vigilia

Tiempo de Navidad

25 de diciembre

NATIVIDAD DEL SEÑOR

MISA DE LA VIGILIA

Estas lecturas se emplean en la misa vespertina del día 24 de diciembre, ya sea antes o después de las primeras Vísperas de Navidad.

PRIMERA LECTURA
Is 62, 1-5
El Señor te prefiere a ti

Lectura del libro de Isaías.

POR amor de Sión no callaré,
        por amor de Jerusalén no descansaré,
        hasta que rompa la aurora de su justicia,
        y su salvación llamee como antorcha.
Los pueblos verán tu justicia,
        y los reyes tu gloria;
        te pondrán un nombre nuevo,
        pronunciado por la boca del Señor.
Serás corona fúlgida en la mano del Señor
        y diadema real en la palma de tu Dios.
Ya no te llamarán «Abandonada»,
        ni a tu tierra «Devastada»;
        a ti te llamarán «Mi predilecta», 
        y a tu tierra «Desposada»,
        porque el Señor te prefiere a ti,
        y tu tierra tendrá un esposo.
Como un joven se casa con una doncella,
        así te desposan tus constructores.
        Como se regocija el marido con su esposa,
        se regocija tu Dios contigo.

Palabra de Dios. 

Salmo responsorial
Sal 88, 4-5. 16-17. 27 y 29 (R/.: 2a)
R/.   Cantaré eternamente las misericordias del Señor.

        V/.   «Sellé una alianza con mi elegido,
                jurando a David, mi siervo:
                Te fundaré un linaje perpetuo,
                edificaré tu trono para todas las edades».   R/.

        V/.   Dichoso el pueblo que sabe aclamarte:
                caminará, oh Señor, a la luz de tu rostro;
                tu nombre es su gozo cada día,
                tu justicia es su orgullo.   R/.

        V/.   Él me invocará: «Tú eres mi padre,
                mi Dios, mi Roca salvadora».
                Le mantendré eternamente mi favor,
                y mi alianza con él será estable.   R/.


SEGUNDA LECTURA
Hch 13, 16-17. 22-25
Testimonio de Pablo sobre Cristo, hijo de David

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.

CUANDO Pablo llegó a Antioquia de Pisidia, se puso en pie en la sinagoga y, haciendo seña con la mano de que se callaran, dijo:
«Israelitas y los que teméis a Dios, escuchad:
El Dios de este pueblo, Israel, eligió a nuestros padres y multiplicó al pueblo cuando vivían como forasteros en Egipto. Los sacó de allí con brazo poderoso.
Después les suscitó como rey a David, en favor del cual dio testimonio diciendo:
"Encontré a David, hijo de Jesé, hombre conforme a mi corazón, que cumplirá todos mis preceptos".
Según lo prometido, Dios sacó de su descendencia un salvador para Israel: Jesús.
Juan predicó a todo Israel un bautismo de conversión antes de que llegara Jesús; y, cuando Juan estaba para concluir el curso de su vida, decía:
"Yo no soy quien pensáis, pero, mirad, viene uno detrás de mí a quien no merezco desatarle las sandalias de los pies"».

Palabra de Dios.


Aleluya

R/.   Aleluya, aleluya, aleluya.

V/.   Mañana quedará borrada la maldad de la tierra,
        y reinará sobre nosotros el Salvador del mundo.   R/.


EVANGELIO (forma larga)
Mt 1, 1-25
Genealogía de Jesucristo, hijo de David
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.

LIBRO del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.
Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés engendró a Esrón, Esrón engendró a Aran, Aran engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rajab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.
David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón engendró a Roboam, Roboam engendró a Abías, Ablas engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Jorán, Jorán engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatán, Joatán engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequias engendró a Manasés, Manasés engendró a Amos, Amos engendró a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.
Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliaquín, Eliaquín engendró a Azor, Azor engendró a Sadoc, Sadoc engendró a Aquín, Aquín engendró a Eflud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Cristo, catorce.
La generación de Jesucristo fue de esta manera:
María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
«José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados».
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por medio del profeta:
«Mirad: la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”».
Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y acogió a su mujer.
Y sin haberla conocido, ella dio a luz un hijo al que puso por nombre Jesús.

Palabra del Señor.

EVANGELIO (forma breve)
Mt 1, 18-25
María dará a luz un hijo y tú le pondrá por nombre Jesús
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.

LA generación de Jesucristo fue de esta manera:
María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
«José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados».
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por medio del profeta:
«Mirad: la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”».
Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y acogió a su mujer.
Y sin haberla conocido, ella dio a luz un hijo al que puso por nombre Jesús.

Palabra del Señor.

© Conferencia Episcopal Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario