Leccionario III (par) - Martes de la III semana del Tiempo Ordinario

Tiempo Ordinario

MARTES DE LA III SEMANA
DEL TIEMPO ORDINARIO

PRIMERA LECTURA
2 Sam 6, 12b-15. 17-19
Iban llevando David y los israelitas el arca del Señor entre vítores

Lectura del segundo libro de Samuel.

EN aquellos días, David fue y trajo con algazara elArca de Dios de la casa de Obededom a la ciudad de David.
Cuando los portadores del Arca del Señor avanzaban seis pasos, se sacrificaba un toro y un animal cebado.
David iba danzando ante el Señor con todas sus fuerzas, ceñido de un efod de lino.
Él y toda la casa de Israel iban subiendo el Arca del Señor entre aclamaciones y al son de trompetas.
Trajeron el Arca del Señor y la instalaron en su lugar, en medio de la tienda que había desplegado David.
David ofreció ante el Señor holocaustos y sacrificios de comunión. Cuando acabó de ofrecerlos, bendijo al pueblo en el nombre del Señor del universo. Repartió a todo el pueblo, a la muchedumbre de Israel, hombres y mujeres, una torta de pan, un pastel de dátiles y en pastel de uvas pasas. Tras lo cual, todo el pueblo se fue, cada uno a su casa.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial
Sal 23, 7. 8. 9. 10
R/.   ¿Quién es ese Rey de la gloria? Es el Señor en persona.

        V/.   ¡Portones!, alzad los dinteles
                que se alcen las puertas eternsales:
                va a entrar el Rey de la gloria.   R/.

        V/.   ¿Quién es ese Rey de la gloria?
                El Señor, héroe valeroso,
                el Señor valeroso en la batalla.   R/.

        V/.   ¡Portones!, alzad los dinteles,
                que se alcen las puertas eternales:
                va a entrar el Rey de la gloria.   R/.

        V/.   ¿Quién es ese Rey de la gloria?
                El Señor, Dios del universo,
                Él es el Rey de la gloria.   R/.

Aleluya
Cf. Mt 11, 25
R/.   Aleluya, aleluya, aleluya.

V/.   Bendito seas, Padre, Señor de cielo y la tierra,
        porque has revelado los secretos del reino a la gente sencilla.   R/.

EVANGELIO
Mc 3, 31-35
El que haga la voluntad de Dios, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre
Lectura del santo Evangelio según san Marcos.

En aquel tiempo, llegaron la madre de Jesús y sus hermanos y, desde fuera, lo mandaron llamar.
La gente que tenia sentada alrededor le dice:
    «Mira, tu madre y tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan».
Él les pregunta:
    «¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?».
Y mirando a los que estaban sentados alrededor, dice:
    «Estos son mi madre y mis hermanos. El que haga la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre».

Palabra del Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario