Misal Romano - Por los enfermos

Misas por diversas necesidades
En diversas circunstancias públicas

32. POR LOS ENFERMOS

Antífona de entrada          Sal 6, 3-4
Misericordia, Señor, que desfallezco, cura, Señor, mis huesos dislocados; tengo el alma en delirio.

O bien:          Cf. Is 53, 4
El Señor soportó nuestros sufrimientos, y aguantó nuestros dolores.

Oración colecta
Tú quisiste, Señor,
que tu Hijo unigénito
soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto
el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos
por nuestros hermanos enfermos,
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor,
la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos
entre aquellos que tu Hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo
para la redención del mundo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

O bien:

Dios y Señor nuestro,
salvación eterna de cuantos creen en ti,
escucha las oraciones que te dirigimos
por tus hijos enfermos;
alívialos con el auxilio de tu misericordia
para que, recuperada la salud,
puedan darte gracias entre tu Iglesia.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
Oh Dios,
bajo cuya providencia transcurre cada instante de la vida,
recibe las súplicas y oblaciones que te ofrecemos
por nuestros hermanos enfermos,
para que, superado todo peligro,
nos alegremos de verles recobrar la salud.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Antífona de comunión          Col 1, 24
Completo en mi carne los dolores de Cristo, sufriendo por su cuerpo, que es la Iglesia.

Oración después de la comunión
Oh Dios, singular protector en las enfermedades,
muestra el poder de tu auxilio con tus hijos enfermos,
para que, aliviados por tu misericordia,
vuelvan sanos y salvos a tu santa Iglesia.
Por Jesucristo nuestro Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario