Misal Romano - Jesucristo, Rey del Universo

Solemnidades del Señor
durante el Tiempo Ordinario

Último domingo del tiempo ordinario
JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO
Solemnidad

Antífona de entrada Ap 5, 12; 1, 6
Digno es el Cordero degollado de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor. A él la gloria y el poder por los siglos de los siglos.

Se dice Gloria.

Oración colecta
Dios todopoderoso y eterno,
que quisiste fundar todas las cosas
en tu Hijo muy amado, Rey del Universo,
haz que toda la creación, 
liberada de la esclavitud del pecado,
sirva a tu majestad y te glorifique sin fin.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Se dice Credo.

Oración sobre las ofrendas
Te ofrecemos, Señor,
el sacrificio de la reconciliación de los hombres,
pidiéndote humildemente que tu Hijo
conceda a todos los pueblos
el don de la paz y la unidad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio:
Cristo, Rey del Universo

V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias
siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno.

Porque consagraste Sacerdote eterno
y Rey del universo
a tu único Hijo, nuestro Señor Jesucristo,
ungiéndolo con óleo de alegría,
para que ofreciéndose a si mismo
como víctima perfecta y pacificadora
en el altar de la cruz,
consumara el misterio de la redención humana,
y sometiendo a su poder la creación entera,
entregara a tu majestad infinita
un reino eterno y universal:
el reino de la verdad y de la vida,
el reino de la santidad y la gracia,
el reino de la justicia,
el amor y la paz.

Por eso,
con los ángeles y los arcángeles
y con todos los coros celestiales,
cantamos sin cesar
el himno de tu gloria.

Santo, Santo, Santo...

Antífona de comunión Sal 28, 10-11
El Señor se sienta como rey eterno, el Señor bendice a su pueblo con la paz.

Oración después de la comunión
Después de recibir el alimento de la inmortalidad,
te pedimos, Señor,
que quienes nos gloriamos de obedecer los mandatos
de Cristo, Rey del universo,
podamos vivir eternamente con él
en el reino del cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario