Diurnal - La Natividad de san Juan Bautista

Propio de los Santos
Junio

24 de junio
LA NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA
Solemnidad

Esta solemnidad se celebraba ya en tiempos de san Agustín. En Juan Bautista, que señala al Mesías, culmina todo el Antiguo Testamento.

I Vísperas

HIMNO

I

Profeta de soledades,
labio hiciste de tus iras,
para fustigar mentiras 
y para gritar verdades.

Desde el vientre escogido,
fuiste tú el pregonero,
para anunciar al mundo
la presencia del Verbo.
El desierto encendido
fue tu ardiente maestro,
para allanar montañas
y encender los senderos.

Cuerpo de duro roble,
alma azul de silencio;
miel silvestre de rocas
y un jubón de camello.

No fuiste, Juan, la caña
tronchada por el viento;
sí la palabra ardiente
tu palabra de acero.

En el Jordán lavaste
al más puro Cordero,
que apacienta entre lirios
y duerme en los almendros.

En tu figura hirsuta
se esperanzó tu pueblo:
para una raza nueva
abriste cielos nuevos.

Sacudiste el azote
ante el poder soberbio;
y, ante el Sol que nacía,
se apagó tu lucero.

Por fin, en un banquete
y en el placer de un ebrio,
el vino de tu sangre
santificó el desierto.

Profeta de soledades,
labio hiciste de tus iras,
para fustigar mentiras
y para gritar verdades. Amén.

II

Pastor que, sin ser pastor,
al buen Cordero nos muestras,
precursor que, sin ser luz,
nos dices por dónde llega,
enséñanos a enseñar
la fe desde la pobreza.

Tú que traes un bautismo
que es poco más que apariencia
y al que el Cordero más puro
baja buscando pureza,
enséñame a difundir
amor desde mi tibieza.

Tú que sientes como yo
que la ignorancia no llega
ni a conocer al Señor
ni a desatar sus correas,
enséñame a propagar
la fe desde mi torpeza.

Tú que sabes que no fuiste
la Palabra verdadera
y que sólo eras la voz
que en el desierto vocea,
enséñame, Juan, a ser
profeta sin ser profeta. Amén.

Ant. 1. Isabel, esposa de Zacarías, dio al luz a un gran hombre: Juan Bautista, el precursor del Señor.

Los salmos y el cántico, del Común de santos varones.

Ant. 2. Juan, el precursor del Señor, nació del vientre de una anciana y estéril.

Ant. 3. No ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista.

LECTURA BREVE                     Hch 13, 23-25

Según lo prometido, Dios sacó de la descendencia de David un salvador para Israel: Jesús. Antes de que llegara, Juan predicó a todo Israel un bautismo de conversión; y, cuando estaba para acabar su vida, decía: «Yo no soy quien pensáis; viene uno detrás de mí a quien no merezco desatarle las sandalias».

RESPONSORIO BREVE

R/. Preparad el camino del Señor, * Allanad sus senderos. Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos.
V/. Tras de mí viene un hombre que existía antes que yo. * Allanad sus senderos. Gloria al Padre. Preparad.

Magníficat, ant. Habiendo entrado Zacarías en el santuario del Señor, se le apareció el ángel Gabriel, de pie a la derecha del altar del incienso.

PRECES

Invoquemos con alegría a Dios, que eligió a Juan Bautista para anunciar a los hombres la venida del reino de Cristo, y digámosle:

Guía, Señor, nuestros pasos por el camino de la paz.

Tú que llamaste a Juan desde el vientre de su madre para preparar los caminos de tu Hijo, 
- ayúdanos a ir tras el Señor con la misma fidelidad con que Juan fue delante suyo.

Así como concediste al Bautista poder reconocer al Cordero de Dios, 
- haz que tu Iglesia lo señale y que los hombres de nuestra época lo reconozcan.

Tú que dispusiste que tu profeta menguara y que Cristo creciera, 
- enséñanos a ceder ante los otros para que tú te manifiestes.

Tú que, con el martirio de Juan, quisiste reivindicar la justicia, 
- haz que demos, sin cansarnos, testimonio de tu verdad.

Acuérdate de los que han salido ya de este mundo, 
- dales entrada en el lugar de la luz y de la paz.

Padre nuestro.

Oración

Dios todopoderoso, concede a tu familia caminar por la senda de la salvación, para que, siguiendo la voz de San Juan, el precursor, pueda llegar con alegría al Salvador que él anunciaba; nuestro Señor Jesucristo. Que vive y reina contigo.

Invitatorio

Ant. Venid, adoremos al Cordero de Dios, a quien Juan mostró con alegría.

El salmo invitatorio como en el Ordinario.

Laudes

HIMNO

Niño que, antes de nacer,
reconoce a su Señor
y da saltos de placer
bien puede llegar a ser
su profeta y precursor.

Su nombre será san Juan,
su morada, los desiertos;
langostas serán su pan;
sobre el agua del Jordán,
verá los cielos abiertos.

Otros le vieron lejano
y le anunciaron primero;
Juan le ve ya tan cercano
que va extendiendo su mano
y señalando al Cordero.

Está llegando la hora,
ocaso de un Testamento,
pero del nuevo la aurora,
con la gracia triunfadora
de Juan en el nacimiento.

La ley vieja en él fenece,
la de gracia en él apunta;
de dónde claro parece
que en este niño amanece
libertad y gracia junta.

Claro espejo en el Jordán,
después que los dos se han visto
y abrazos de paz se dan:
resplandece Cristo en Juan,
y Juan reverbera en Cristo.

Juan a Jesús bautizaba,
el cielo entero se abría,
la voz del Padre sonaba,
la Paloma se posaba
en gloriosa teofanía.

Nunca se podrá acallar
la voz que habló en el desierto,
aunque le hayan de cortar
la cabeza; estará muerto,
mas no dejará de hablar.

Gloria al Padre muy amado,
gloria al Hijo Salvador,
que nos libra del pecado,
y gloria al que él ha enviado,
al Espíritu de Amor. Amén.

Ant. 1. Le pondrán por nombre Juan, y muchos se alegraran de su nacimiento.

Los salmos y el cántico, del domingo de la semana I.

Ant. 2. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías, preparando para el Señor un pueblo bien dispuesto.

Ant. 3. A ti niño te llamarán profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor a preparar sus caminos.

LECTURA BREVE                 Ml 3, 23-24

Mirad: os enviaré al profeta Elías antes de que llegue el día del Señor, grande y terrible. Convertirá el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, para que no tenga que venir yo a destruir la tierra.

RESPONSORIO BREVE

R/. Será grande a los ojos del Señor, * y se llenará del Espíritu Santo. Será grande.
V/. Irá delante del Señor, preparándole un pueblo bien dispuesto. * Y se llenará del Espíritu Santo. Gloria al Padre. Será grande.

Benedictus, ant. A Zacarías se le soltó la boca y profetizó, diciendo: «Bendito sea el Dios de Israel».

PRECES

Acudamos confiadamente a Cristo, que envió a su precursor Juan delante de él a preparar sus caminos, y digámosle:

Visítanos, Sol que naces de lo alto.

Tú que hiciste que Juan saltará de gozo en el vientre de Isabel,
- haz que nos alegremos siempre de tu venida a este mundo.

Tú que, por las palabras y obras del Bautista, nos has señalado el camino de la penitencia,
- convierte nuestros corazones a la observancia de los mandamientos de tu reino.

Tú que quisiste ser anunciado por boca de hombre,
- envía al mundo entero heraldos de tu Evangelio.

Tú que quisiste ser bautizado por Juan en el Jordán,
- para que se cumpliera así todo lo que Dios quería, haz que nos esforcemos sinceramente en el cumplimiento de la voluntad divina.

Padre nuestro.

Oración

Oh Dios, que suscitaste a san Juan Bautista para que preparase a Cristo, el Señor, un pueblo bien dispuesto, concede a tu familia el don de la alegría espiritual y dirige la voluntad de tus hijos por el camino de la salvación y de la paz. Por nuestro Señor Jesucristo.

Hora intermedia

Salmodia complementaria. Si cae en domingo, salmos del domingo de la semana I.

Tercia

Ant. Será grande a los ojos del Señor; se llenará de Espíritu Santo ya en el vientre materno.

LECTURA BREVE                       Is 49, 1

Escuchadme, islas; atended, pueblos lejanos: Estaba yo en el vientre, y el Señor me llamó; en las entrañas maternas, y pronuncio mi nombre.

V/. He contemplado al Espíritu que bajaba y se posaba sobre él.
R/. Éste es el que bautiza con Espíritu Santo.

Sexta

Ant. En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Aleluya.

LECTURA BREVE                     Cf. 49, 5-6

Habla el Señor, que desde el vientre me formó siervo suyo: «Te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra.»

V/. Estaba yo en el vientre, y el Señor me llamó.
R/. En las entrañas maternas, y pronunció mi nombre.

Nona

Ant. Este niño será grande a los ojos del Señor, porque su mano está con él.

LECTURA BREVE                    Is 49, 7b

Te verán los reyes, y se alzarán; los príncipes, y se postrarán; porque el Señor es fiel, porque el Santo de Israel te ha elegido.

V/. Mira: yo pongo mis palabras en tu boca.
R/. Te establezco sobre pueblos y reyes.

La oración como en Laudes.

II Vísperas

HIMNO, como en las I Vísperas.

Ant. 1. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.

Los salmos y el cántico, del Común de santos varones.

Ant. 2. Éste vino para dar testimonio de la verdad.

Ant. 3. Juan era la lámpara que ardía y brillaba.

LECTURA BREVE                     Hch 13, 23-25

Según lo prometido, Dios sacó de la descendencia de David un salvador para Israel: Jesús. Antes de que llegara, Juan predicó a todo Israel un bautismo de conversión; y, cuando estaba para acabar su vida, decía: «Yo no soy quien pensáis; viene uno detrás de mí a quien no merezco desatarle las sandalias».

RESPONSORIO BREVE

R/. Preparad el camino del Señor, * allanad sus senderos. Preparad.
V/. Tras de mí viene un hombre que existía antes que yo. * Allanad sus senderos. Gloria al Padre. Preparad.

Magníficat, ant. El niño que nos ha nacido es más que profeta, de él dice el Salvador: «No nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista».

PRECES, como en las I Vísperas.

La oración como en Laudes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario