Misal Romano - Prefacio VII dominical del tiempo ordinario

Ordinario de la Misa

PREFACIO VII DOMINICAL
DEL TIEMPO ORDINARIO

LA SALVACIÓN, FRUTO DE LA OBEDIENCIA DE CRISTO

58. Este prefacio se dice en los domingos del Tiempo Ordinario.

V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación,
darte gracias
siempre y en todo lugar,
Señor, Padre Santo,
Dios todopoderoso y eterno.

Porque tu amor al mundo
fue tan misericordioso
que no sólo nos enviaste como redentor
a tu propio Hijo,
sino que en todo lo quisiste semejante al hombre,
menos en el pecado,
para poder así amar en nosotros
lo que amabas en él.
Con su obediencia has restaurado aquellos dones
que por nuestra desobediencia habíamos perdido.

Por eso,
ahora nosotros, llenos de alegría,
te aclamamos con los ángeles y los santos
diciendo:

Santo, Santo, Santo...

Los domingos en las plegarias eucarísticas I, II y III se puede hacer el recuerdo dominical propio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario