Misal Romano - Prefacio II de las Ordenaciones

Ordinario de la Misa

PREFACIO II DE LAS ORDENACIONES

CRISTO, ORIGEN DE TODO MINISTERIO ECLESIAL

68. Este prefacio se puede decir en la misa de las ordenaciones.

V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario
alabarte y darte gracias,
Padre santo, Dios omnipotente y misericordioso,
de quien proviene toda paternidad
en la comunión del Espíritu.

En tu Hijo Jesucristo, sacerdote eterno,
siervo obediente,
pastor de los pastores,
has puesto el origen y la fuente de todo ministerio,
en la viva tradición apostólica
de tu pueblo peregrino en el tiempo.

Con la variedad de los dones y de los carismas
tú eliges dispensadores de los santos misterios,
para que en todas las naciones de la tierra
se ofrezca el sacrificio perfecto,
y con la Palabra y los sacramentos
se edifique la Iglesia,
comunidad de la nueva alianza,
templo de tu gloria.

Por este misterio de salvación,
unidos a los ángeles y a los santos,
cantamos con gozo el himno de tu alabanza:

Santo, Santo, Santo...

En las plegarias eucarísticas se hace el recuerdo de los recién ordenados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario