Leccionario V - San José Obrero

Propio de los Santos
Mayo

1 de mayo
San José Obrero

PRIMERA LECTURA
Lo que hacéis, hacedlo con toda el alma,
como para servir al Señor y no a los hombres

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 3, 14-15. 17. 23-24

Hermanos:

Por encima de todo, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada.

Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; a ella habéis sido convocados, en un sólo cuerpo y sed agradecidos.

Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

Lo que hacéis, hacedlo con toda el alma, como para servir al Señor y no a los hombres: sabiendo que recibiréis del Señor en recompensa la herencia. Servid a Cristo Señor.

Palabra de Dios.


Salmo responsorial               Sal 89, 2. 3-4. 12-13. 14 y 16 (R/.: cf. 17)

V/. Haz prósperas, Señor, las obras de nuestras manos.
R/. Haz prósperas, Señor, las obras de nuestras manos.

Antes que naciesen los montes
o fuera engendrado el orbe de la tierra,
desde siempre y por siempre tú eres Dios.

R/. Haz prósperas, Señor, las obras de nuestras manos.

Reduces el hombre a polvo,
diciendo: «Retornad, hijos de Adán».
Mil años en tu presencia
son un ayer, que paso;
una vela nocturna.

R/. Haz prósperas, Señor, las obras de nuestras manos.

Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.
Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?
Ten compasión de tus siervos.

R/. Haz prósperas, Señor, las obras de nuestras manos.

Por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.
Que tus siervos vean tu acción,
y sus hijos tu gloria.

R/. Haz prósperas, Señor, las obras de nuestras manos.


ALELUYA
Sal 67, 20

Bendito el Señor cada día, 
Dios lleva nuestras cargas, 
es nuestra salvación.


EVANGELIO
¿No es el hijo del carpintero?

X Lectura del santo Evangelio según San Mateo 13, 54-58

En aquel tiempo, fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía admirada:

- «¿De dónde saca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?»

Y aquello les resultaba escandaloso.

Jesús les dijo:

- «Solo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta».

Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.

Palabra del Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario