Oración de los fieles - II Domingo de Pascua

149. Hermanos, el más grande de los muchos beneficios que Dios nos ha otorgado es la fe. Oremos, pues, para que él mismo nos haga capaces de dar testimonio de este don inestimable con la coherencia de nuestra vida.
  • Para que la Iglesia de Cristo goce de una paz verdadera y estable en toda la tierra y, creciendo en el amor y en el temor en Dios Padre, esté llena de la presencia del Espíritu Santo. Roguemos al Señor.
  • Para que los creyentes en Cristo no caigan bajo el poder del mal, sino que libres de toda ambigüedad y de todo miedo, profesen abiertamente su fe. Roguemos al Señor.
  • Para que la asamblea dominical manifieste cada vez más la verdadera naturaleza de la Iglesia, que nace de la Palabra de Dios y se edifica en el banquete eucarístico. Roguemos al Señor.
  • Para que todos los cristianos, a imagen y semejanza del Padre, tengan un corazón grande, lento a la ira y siempre dispuesto al perdón. Roguemos al Señor.
  • Para que el Evangelio que hemos proclamado con la boca haga crecer raíces de fe en nuestra vida y produzca frutos estables de justicia y santidad. Roguemos al Señor.

Señor, que nos has creado y redimido, haz que nuestra fe dé abundantes frutos de justicia y caridad, para que el mundo vea nuestras buenas obras y glorifique tu nombre. Por Jesucristo, nuestro Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario