Misal Romano - El Bautismo del Señor

Tiempo de Navidad

Domingo después del 6 de enero
EL BAUTISMO DEL SEÑOR
Fiesta

Antífona de entrada          Cf. Mt 3, 16-17
Apenas se bautizó el Señor, se abrió el cielo, y el Espíritu se posó sobre él como una paloma. Y se oyó la voz del Padre que decía: Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto.

Se dice Gloria.

Oración colecta
Dios todopoderoso y eterno,
que en el bautismo de Cristo, en el Jordán,
quisiste revelar solemnemente
que él era tu Hijo amado
enviándole el Espíritu Santo,
concede a tus hijos de adopción,
renacidos del agua y del Espíritu Santo,
perseverar siempre en tu benevolencia.
Por nuestro Señor Jesucristo.

O bien:

Señor, Dios nuestro, 
cuyo Hijo se manifestó
en la realidad de nuestra carne, 
concédenos
poder transformarnos interiormente 
a imagen de aquel que hemos conocido 
semejante a nosotros en su humanidad. 
Por nuestro Señor Jesucristo.

Se dice Credo.

Oración sobre las ofrendas
Recibe, Señor, los dones que te presentamos 
en este día en que manifestaste
a tu Hijo predilecto,
 y haz que estas ofrendas de tu pueblo 
se conviertan en aquel sacrificio 
con el que Cristo purificó el pecado del mundo. 
Por Jesucristo nuestro Señor.

Prefacio

V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario, 
nuestro deber y salvación 
darte gracias 
siempre y en todo lugar, 
Señor, Padre santo, 
Dios todopoderoso y eterno.

Porque en el bautismo de Cristo en el Jordán 
has realizado signos prodigiosos, 
para manifestar el misterio del nuevo bautismo: 
hiciste descender tu voz desde el cielo, 
para que el mundo creyese 
que tu Palabra habitaba entre nosotros; 
y por medio del Espíritu, manifestado en forma de paloma, 
ungiste a tu siervo Jesús, 
para que los hombres reconociesen en él al Mesías, 
enviado a anunciar la salvación a los pobres.

Por eso, como los ángeles te cantan en el cielo, 
así nosotros en la tierra te aclamamos 
diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo...

Antífona de comunión          Jn 1, 32. 34
Este es quien decía Juan: Yo lo he visto y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.

Oración después de la comunión
Alimentados con estos dones santos 
te pedimos, Señor, humildemente 
que escuchemos con fe la palabra de tu Hijo 
para que podamos llamarnos 
y ser de verdad hijos tuyos. 
Por Jesucristo, nuestro Señor.


Los días que van desde el lunes después de este domingo hasta el martes antes de comenzar la Cuaresma forman parte del tiempo ordinario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario